Cuando la actriz Lindsay Lohan se ofreció como voluntaria durante la campaña presidencial de EE.UU. en el 2008, a favor de la elección de Barack Obama, la respuesta fue: "No es exactamente el tipo de estrellas de alto perfil que sería positivo para nosotros".

Anuncios
Anuncios

Cuando posó para revista New York interpretando a Marilyn Monroe, un exigente crítico destacó: "Las fotos son una invitación a los espectadores a una especie de simulacro de la necrofilia. A los 21 años, Lohan parece más vieja que Monroe a los 36".

La reciente decisión de Lindsay de someterse a una desintoxicación de relaciones íntimas de un año es una respuesta a los tropiezos en su profesión y a su inquietante degradación moral. ¿Hasta cuándo?

Lindsay Lohan trata de rehabiltarse
Lindsay Lohan trata de rehabiltarse

Sus amigos no logran verla lejos de la "montaña rusa" que caracteriza su vida emocional; pero consideran que tiene derecho a "probar": "Lindsay sabe que usar a los hombres para aumentar su confianza no es la mejor forma de sentirse bien".

Este plan renovador consiste, según las declaraciones de la actriz, en tener una vida más saludable y retomar su carrera profesional. Considera una vergüenza la publicación de una lista con 36 antiguos amantes suyos.

Anuncios

Entre ellos se encuentran el cantante Max George de The Wanted, el jugador de rugby Danny Cipriani, el modelo Calum Best y la DJ Samantha Ronson, hermana del productor Mark Ronson.

El 2007 fue decisivo a la hora de Lindsay a optar por una modificación de su conducta. Sus excesos han atraído mucho la atención; pero de una manera ampliamente negativa. Las drogas, el alcohol, sus constantes visitas a rehabilitación le han hecho perder varias ofertas en el Cine y credibilidad profesional.

Los últimos años, los medios de comunicación, los han declarado como "el comienzo de una etapa oscurecida en su carrera".

Todo se ha vuelto para Lindsay un intento por reanudar su profesión: apareció como invitada en la serie Ugly Betty (2008), protagonizó la comedia de Labor Pains (2009) y apareció en la película de Robert Rodríguez Machete (2010), pero sus exigencias personales se han tornado más altas. Las críticas de la prensa, las dudas de sus amigos y su inseguridad son síntomas que no pueden pasar desapercibidos.

Anuncios

No importa que sean infravalorados sus esfuerzos en una campaña política o que un periodista hable de su aspecto físico mientras que la revista Playboy (enero/febrero, 2012) rompió récords en ventas con una nueva sesión fotográfica de Lindsay inspirada en la Monroe; lo relevante es que rompa con sus traumas y comience a tomar en serio las riendas de su vida.

Haz clic para leer más