Irreconocible. Así apareció ayer Uma Thurman en la première de la minisierie que protagoniza para la NBC. Las imágenes del nuevo rostro de la actriz, quien hasta ahora se mostraba reacia a pasar por el quirófano, han dado la vuelta al mundo convirtiéndose en pocas horas en Trending Topic mundial.

Sin duda, la musa de Tarantino muestra ahora un buen retoque en los pómulos. Los ojos y los párpados de la protagonista de Kill Bill están ahora más achinados. Tampoco queda mucho de la expresividad a la que nos tenía acostumbrados. Y es que con tanta cirugía, poco se parece ya la actriz, de 44 años, a la joven que nos conquistó en su papel de Mia Wallace en Pulp Fiction.

¿Qué opinará Quentin Tarantino? De momento, Uma Thurman no ha confirmado nada al respecto.

Parece que en Hollywood las actrices de más de cuarenta no están de moda, así que allí ya se han puesto manos a la obra para descubrir el elixir de la eterna juventud: el bisturí. La norteamericana Uma Thurman ha seguido la estela de otras celebrities y se ha sumado al 'efecto Zellweger', el de las mujeres que se someten a cirugías estéticas de peso. La actriz ya es una más en la lista de famosas que se han cansado de su rostro y han pasado por el quirófano para transformarlo.

A Renée Zellweger nadie le quita el primer puesto en cambios radicales. La oscarizada actriz de Cold Mountain fue la primera en darnos el 'susto' y aparecer en octubre del pasado año con un rostro muy distinto a aquel con el que el gran público la identificaba.

Vídeos destacados del día

Acostumbrados a verla con su cara ancha y ojos afilados, la actriz se deshizo de la grasa de su rostro, quedando éste mucho más anguloso. Tan drástico fue el cambio de Zellweger, que los responsables de El Diario de Bridget Jones, película que la catapultó a la fama mundial, están pensando en reemplazar a la actriz para la próxima entrega. ¿Le pasará factura también a Uma Thurman este cambio radical?

Pero Thurman y Zellweger no son las únicas que han decidido mejorar su rostro. Las actrices Demi Moore y Catherine Zeta-Jones también han lucido recientemente menos 'arruguitas'.