Versión española inaugura una nueva temporada con la misma presentadora, la actriz Cayetana Guillén Cuervo, pero con una cadena distinta, ya que, después de 17 años de emitirse por la 2 de Televisión Española, ha pasado a la primera de cuantas dispone el ente público.

Anuncios
Anuncios

Además, de los martes ha cambiado a los viernes, pero el Cine español sigue siendo el protagonista del espacio.

El primero de sus programas con esta nueva dinámica tuvo a Los amantes pasajeros, de Pedro Almodóvar, como película de apertura, y para el segundo, la cinta elegida ha sido The Pelayos, la adaptación al Cine de las andanzas de la famosa familia que desbancó los principales Casinos de nuestro país y una vez que se les prohibió la entrada a todos ellos, fueron pasando hacia los del resto del mundo.

Daniel Brühl y sus compañeros jugadores
Daniel Brühl y sus compañeros jugadores

El padre del clan, e idólogo del método, Gonzalo García-Pelayo, interpretado en la película por Lluís Homar, se basó en que no existe ninguna maquinaria perfecta, ni siquiera la de un reloj. Tarde o temprano, más temprano que tarde, un conjunto de relojes juntos en una misma habitación van a acabar adelantándose o retrasándose con respecto a ellos mismos. Por eso decidió desafiar a la ruleta y "hacer juego" sabiendo que éste no se volvería en su contra.

Anuncios

Ni en la suya ni en la de los miembros de su estirpe que se volcaron en una hazaña que ha merecido ser contada en una de las mejores películas del cine español de la última década.

The Pelayos la dirige Eduard Cortés, responsable de las estupendas La vida de nadie y ¡Atraco! y la protagonizan Daniel Brühl y Miguel Ángel Silvestre. A ellos los acompaña un enorme elenco de actores, tanto para interpretar a los hermanos Pelayo como a los integrantes del Casino en el que ponen en práctica sus teorías, y así podemos ver al gran Eduard Fernández intentado imponer el azar que nuestros héroes quieren racionalizar.

Todos juntos consiguen una cinta prodigiosa que mereció mejor suerte en los Goya, donde fue ninguneada. Su ritmo, su montaje, su banda sonora y su guión rápido y divertido no dejaban ninguna duda del potencial de la película.

Lo malo, claro está, es la referencia continua que ésta pueda tener a Ocean's eleven, el mítico título con George Clooney y Brad Pitt a la cabeza del reparto. Ambas poseen ese mismo estilo de cine con pantallas partidas y ritmo frenético.

Anuncios

Pero si a decenas de películas norteamericanas que pudiéramos ver con el mismo concepto visual no le pondríamos pegas, tampoco cabe ponérselas a esta producción española que deslumbra desde el comienzo hasta el final, y que, qué casualidad, también transcurre en el mismo espacio del film de Steven Soderberg, remake, todo hay que decirlo, de La cuadrilla de los once, con Frank Sinatra. La diferencia en este caso es que estamos viendo un boipic en toda regla, y como historia real que es, si tiene lugar en un Casino, allí habrá que situarla.

Anuncios

Haz clic para leer más