Después de la octava gala de Gran Hermano Vip, en la que, "milagrosamente", Belén Esteban consiguió salvarse de la expulsión por los pelos, los telespectadores están mas descontentos que nunca y piden explicaciones. En las redes sociales, lo que más se escucha es la palabra "tongo", expresión con la que recibieron los asistentes a la gala a la finalmente expulsada, Ares. Parece que la audiencia no está del todo satisfecha con los resultados, y que es que Telecinco ha hecho todo lo posible por que la expulsada no fuera su "hija pródiga".

Pero recapitulemos. El jueves pasado Belén Esteban salió nominada por primera vez en GH Vip para alegría de muchos de sus detractores, que ya querían ver fuera a la "princesa del pueblo"; pero mientras tanto, Telecinco se echaba las manos a la cabeza. Belén Esteban es la que mueve los hilos en la casa de Guadalix, siendo protagonista de la mayoría de los vídeos que ofrecen mayor audiencia, y al reality aún le quedan varias semanas de vida. Ellos no contaban con que la que hasta entonces había sido todo un referente mediático, cambiara tanto su imagen en el programa, pasando a ser una de las más odiadas por la audiencia.

La propia Belén Esteban se ha ido dando cuenta, semana tras semana, de los abucheos del público, y cómo éste la castigaba expulsando a sus mayores apoyos, como Víctor Sandoval e Israel. Así, la de Paracuellos se preparaba para pasar su última semana en la casa, no sin antes soltar un comentario a sus compañeros: "¿Pero que te crees, que Paolo Vasile va a querer que me echen?". Belén tenía clara la postura de Mediaset.

Por supuesto, durante toda la semana, Belén Esteban estuvo a la cabeza de la lista de nominados, concentrando el mayor porcentaje de los votos; así se les escapó a sus compañeros de Sálvame, que ya manifestaron su apoyo hacia ella, haciendo campaña contra Ares.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Telecinco Televisión

Con todos los números en su contra, parecía que su expulsión era irrevocable. Pero Telecinco aún escondía un as bajo la mango.

Al comenzar la gala de ayer, cerraron lo teléfonos de la persona con menos votos, Ylenia, para abrir un auténtico cara a cara entre Belén y Ares. Lo que la audiencia reprocha que durante ese tiempo predominaron los vídeos que ofrecían una mala imagen sobre Ares, posicionando la balanza a favor de Belén. Finalmente, tras cuarenta minutos de tensión, los porcentajes daban la vuelta y se quedaban con un 49,1% para Belén y 50,9% para Ares.

A pesar de que Jordi González repitiera que las votaciones están supervisadas bajo notario, la polémica está servida,  pues parece que la cadena está intentando hacer un lavado de imagen de "la princesa del pueblo", y los cambios tan bruscos de porcentajes no terminan de ser del todo creíbles.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más