El desfile de Ion Fiz en la Fashion Week Madrid de este año contó con una modelo muy especial, la presentadora de Televisión Raquel Sánchez Silva. Muy sonriente, Raquel desfiló como una modelo profesional y llevó con todo el glamour las prendas de su amigo. En el público mirando cómo desfilaba no sólo estaba el diseñador y un montón de famosos, también se encontraba la actual pareja de Raquel, Matías Dumont. La presentadora y el productor argentino comenzaron su historia de amor hace ya unos cuantos meses.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Se conocieron mientras trabajaban en el programa La Incubadora, y desde ese momento Raquel por fin está sonriendo.

Atrás quedaron los duros momentos que tuvo que vivir Raquel tras la muerte de su esposo, el cámara de televisión, Mario Biondo.

El 2013 fue un año muy duro para la presentadora. El 30 de mayo nos enteramos de la muerte de Mario y supimos con todo detalle cómo fueron las últimas horas del cámara italiano. Raquel hubiera preferido que no salieran a la luz estos detalles pero no pudo evitarle. Nos enteramos que Mario consumió cocaína su último día, estuvo mirando páginas de alto voltaje e incluso visitó un prostíbulo. Lo último, terminó con una pashmina alrededor del cuello. El cuerpo fue enterrado en Taormina, en Sicilia donde quería su familia. Raquel se hizo cargo de todos los gastos del entierro. Tras este suceso, Raquel empezó a salir de este túnel tras un tiempo de duelo. Además de sobreponerse al fallecimiento de Mario en su domicilio, un suicidio según el informe forense, tuvo que enfrentarse a los comentarios de la familia de Mario que empezaron a atacarla porque no había guardado el luto suficiente o por problemas de herencia.

Vídeos destacados del día

Raquel renunció a toda herencia que pudiera tocarle. Gracias al programa Deja sitio para el postre o La incubadora , Raquel pudo seguir con su vida. Escribió también un libro: "Mañana a las seis" y además conoció a su actual pareja, Matías. Ahora ambos viven en la calle Génova, en un piso alquilado. Raquel no podía vivir en la misma casa donde había compartido tantos momentos felices con Mario y donde él acabó con su vida. Esperamos que Raquel definitivamente sea feliz con Matías, se lo merece.