Bien es sabido que si un programa continúa año tras año en la parrilla televisiva es porque los datos de audiencia le dan la razón, si no que le pregunten a Telecinco y a su programa estrella 'Gran Hermano'. Lo cierto es que hay otro programa actualmente que poco a poco va consiguiendo sumar más fieles e incluso en su franja horaria se ha convertido en lo más comentado en las Redes Sociales. Estamos hablando del 'reality show' de Cuatro 'Quién quiere casarse con mi hijo'.

Y es que a pesar de bajar un poco en audiencia con respecto al capítulo anterior, el espacio presentado por Luján Argüelles generó ayer más de 34.000 tuits en Twitter, mensajes que fueron enviados por más de 8.800 espectadores que comentaban lo que ocurría a David, Markus y compañía por internet.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Las intrépidas historias de los protagonistas, hace además que el 'share' del programa se disparase hasta el 11'5%, datos que hablan de que casi dos millones de espectadores siguieron por Televisión el espectáculo.

Entrando en materia del programa, destacar que una de las sorpresas del programa fue cuando Rafa decidió expulsar a Claudia. La pretendiente del joven adinerado no se esperaba la decisión, y rompió a llorar al ver cómo Delia continuaba adelante por decisión de María Luisa, quién piensa que la joven deslenguada es la mejor novia para su hijo.

Otra de las sorpresas de la noche la decisión de Diego de expulsar a Ana. La rusa no tuvo pelos en la lengua tras conocer la opinión del 'director raro' y no dudó en tildarlo de 'virgen' así como de asegurar de que la había expulsado porque es "demasiado guapa y él es un friki que no entiende nada".

Otro de los momentos álgidos de la jornada fue el detalle que tuvo Vicente con Sandro delante de las cámaras. El pretendiente le hizo un regalo con forma de corazón al sevillano y éste le respondió dándole un beso.

Vídeos destacados del día

En lo que a expulsiones se refiere, Sandro expulsó a Juan y decidió continuar el programa junto a Ra y Vicente.

Markus, por su parte, decidió expulsar a Rebeca, quién no le bastó mostrar sus armas de mujer en la cita privada para intentar cambiar la opinión del gallego. En cuanto a la historia de David, el joven tuvo claro con quién quería continuar esta aventura y quién no. La expulsada en esta ocasión fue Isabel, a quién no pareció importarle mucho la decisión de su aspirante: "Yo no lloro por un hombre".