La actriz Uma Thurman de 44 años, acudió la noche del lunes 9 de febrero a presentar la nueva serie de la NBC en la que trabaja, llamada The Slap. La actriz ha pasado a engrosar la lista de actrices como Demi Moore o Renee Zellwegger que han cambiado completamente su fisonomía a golpe de bisturí. Al parecer, la actriz podría haberse sometido a un lifting para eliminar arrugas y líneas de expresión, así como los párpados y el cuello.

También podría haberse sometido a una Blefaroplastia, técnica que se utiliza para rejuvenecer la mirada. Afecta a los párpados y sirve para disimular el descolgamiento de la zona superior y los signos de fatiga, y por último, parece que se ha afinado la punta de la nariz sometiéndose a una Rinoplastia. Lo que no hay duda, es que después de un largo tiempo, en el que no se sabia nada de Uma salvo de su separación del actor Ethan Hawke con el que tuvo dos hijos y de su maternidad con el exmarido de Elle Mc Person, el empresario Arpad Busson, en un instante se ha convertido en trending topic en Twitter y las reacciones de sorpresa no se han hecho esperar en las redes sociales.

No cabe menos que preguntarse, que le lleva a una actriz con una belleza natural casi perfecta, con una estatura y un físico escultural de modelo de pasarela a perder la confianza en si misma y a verse defectos donde nadie los ve sino es, porque tal vez o muy probablemente la actriz padezca un trastorno mental denominado dismorfia; trastorno en el que la persona que lo padece tiende a encontrarse defectos donde nadie los aprecia, esos pensamientos se vuelven irracionales y no contrastan con la opinión de los demás, por ese motivo, solo tal vez cuando todos pensamos que Uma no necesitaba someterse a ninguna intervención quirúrgica de estética, la actriz por lo visto, no estaba conforme con su físico. Se trataría de un trastorno semejante al de la anorexia en el que la persona estando incluso extremadamente delgada se considera gorda cuando la realidad es que esta muy delgada.