Anoche día 10 de febrero de 2015 se emitió el último programa de “En Tierra Hostil”, dedicado a Corea del Norte y de la mano de Jalis de la Serna, a quien ya vimos en el Congo en el programa sobre las minas de coltán y en Ceuta, Melilla y Marruecos investigando sobre los jóvenes que viajan a Siria para unirse al Estado Islámico y la Yihad.

Anuncios
Anuncios

En el programa de anoche una hermética Corea, de la mano de Alejandro Cao de Benos, quien hizo las veces de “guía” de los reporteros, mostraba sus monumentos, el famoso parque acuático que tantas burlas ha producido a nivel internacional, una casa escogida al “azar” de un profesor universitario, una explotación agraria y una casa “promedio” de trabajadores del campo en Corea del Norte.

En el programa aparecían repetidas muestras del secretismo al que el régimen de Kim Jong Um nos tienen acostumbrados, siempre excusándose en protegerse de potenciales espionajes por parte de los norteamericanos.

Sonrisas forzadas en Corea
Sonrisas forzadas en Corea

De hecho, en el reportaje Alejandro Cao menciona a “los enemigos norteamericanos” prácticamente cada diez minutos de metraje. La visita, pura propaganda norcoreana, le sirvió a Alejandro para recalcar en varias ocasiones lo militarmente preparado que estaba el país contra cualquier amenaza. Desde torres con cargas explosivas en los puentes que se activan por control remoto para bloquear autopistas, piedras que rompen las cadenas de los tanques… En el reportaje también se hizo hincapié en que todos y cada uno de los 24 millones de norcoreanos sabían usar armas de fuego y explosivos básicos.

Anuncios

Tal y como lo definió el propio Alejandro Cao, “el país entero es un ejército”.

Esta mañana Alejandro Cao de Benos en su blog personal ha arremetido contra el programa y en concreto contra Jalis, a quien considera “un hombre sin palabra” y ha hablado de la manipulación existente en el reportaje. En concreto se muestra molesto por el uso de la música de terror en las imágenes filmadas en Corea del Norte y que sin embargo las filmadas en el Sur son acompañadas por jazz melódico; por el escepticismo del reportero en Corea del Norte que desaparece por arte de magia ante los testimonios de los supervivientes de los campos de trabajo (lo cual es totalmente cierto y reprochable desde el punto de vista periodístico, por difícil que sea mostrarse escéptico ante esos horribles relatos) y su interés por encontrar gente mendigando, jóvenes drogándose o prostitución “como en España”.

Así mismo en su blog cuelga una serie de enlaces que provienen de “algunos periodistas más serios” en los que se cuestionan los testimonios de Yeonmi Park, también cuestiona las intenciones de Amnistía Internacional y les califica de “lacayos bien pagados”, incluyendo un enlace en inglés en el que se detallan pagos de gobiernos a la supuesta ONG, siendo los más llamativos los pagos de EEUU a la sección específica de Amnistía Israel. Vuelve a usar el argumento de los “cambios” que Shin Dong Hyuk usó en su historia sobre los campos de trabajo y que reconoció haberse inventado.

Anuncios

También dice en su blog que Jalis le comentó que cada capítulo de “Callejeros” se vendió a la cadena Cuatro por la friolera de 40.000 euros. Entre tantas informaciones confusas cualquiera que investigue un poco ya no sabe qué creer ni a qué atenerse. Hace poco menos de un mes que John McAfee, el pionero desarrollador de antivirus y que en ocasiones ha trabajado con el FBI declaraba que no fue Corea del Norte la responsable del ciberataque a Sony Pictures, y también declaró mostrarse de acuerdo con los motivos de dicho ataque, que no fue por razones políticas si no por ser una industria que "controla el contenido del arte".

Anuncios

Entre tanta información lo que parece obvio es que la manipulación es bidireccional. Pero…¿y la verdad?

Haz clic para leer más