Los Oscars se han entregado y Josie ha opinado. Si normalmente los vestidos de la alfombra roja dejan sin habla a los expectantes seguidores del mayor evento cinematográfico del mundo, el experto en moda de Zapeando, programa de La Sexta que se emite de lunes a viernes en el tiempo de sobremesa, y al que acude como colaborador semanal para comentar la actualidad de las pasarelas, se desarrollen estas, o no, en las denominadas así, ha tirado por los suelos, de la forma tan divertida que él tiene de hacerlo, los modelitos que las actrices pasearon por delante de las cámaras.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Pocos vestidos le han parecido al gurú del glamour lo suficientemente "rasé" como para aprobar en estilo y en el contexto en que eran exhibidos.

"Rasé", ese término tan suyo con el que denomina a lo mejor de lo mejor, solo le pareció la actriz Dakota Johnsson, a la que tenemos estos días en cartelera con Cincuenta sombras de Grey.

Su vestido de Yves Saint Laurent con abertura lateral hizo las delicias del comentarista, que remarcó con especial hincapié el hecho de que la imagen de Dakota con su madre, Melanie Griffith, era la que más había destacado de todas. Menos suerte tuvo la ganadora del Oscar a la mejor actriz, Julianne Moore, con un diseño de Chanel que hizo furor en las redes sociales pero que Josie no encontró del todo acertado. Las 80.000 lentejuelas con las que estaba confeccionado no le impresionanron. Afirmó que la actriz estaba por encima del diseño y que por mucho que la marca sea tan destacada, no es algo que implique perfección en el resultado, ya que entre otros fallos, lo encontró poco fotogénico.

Una de las estrellas de la alfombra roja fue, y desde el año pasado ya es habitual en ella, Lupita Nion´o.

Vídeos destacados del día

Iba con un Calvin Klein hecho con 6.000 perlas que Josie diseccionó por partes y apostilló que si bien la de arriba era espléndida, la de abajo no le funcionaba. El vestido de Dior que se puso Marion Cotillard, tan llamativo, Josie lo vio interesante pero no deslumbrante. Aunque sin duda para él, la peor de la noche fue Emma Stone. La actriz de Birdman lució un Elie Saab con un corte lateral por el que enseñaba la pierna que al simpático comentarista le pareció ya anticuado desde que Angelina Jolie llevara una idea similar en los Oscars de 2012.

Felicity Jones, de Alexander McQueen fue otra de las más afortunadas, yendo con una falda de vuelo y una parte de arriba con incrustaciones florales, a las que Josie no les vio nada destacable, todo lo contrario, las encontró aparatosas e indignas de su diseñador. Como vemos, una alfombra roja, más bien gris, en la que siempre triunfan las clásicas: Meryl Streep, con su dos piezas, fue la que más reivindicación obtuvo de la voz experta, que la ensalzó por encima de toda la parafernalia desplegada con tan escaso acierto.