La vida sentimental de Irina Shayk no ha estado muy bien después de haber terminado el noviazgo de casi cinco años con el futbolista Cristiano Ronaldo. Cuando parecía que las aguas habían seguido su curso, la modelo asistió sin pareja a la fiesta posterior a los Oscar de Vanity Fair.

Por un momento, ella y el futbolista, parecían estrechamente vinculados con la competición de automovilismo internacional más popular y prestigiosa, Fórmula 1: Irina, recientemente relacionada con el piloto Lewis Hamilton; y Ronaldo, con la reportera de Real Madrid TV, Lucía Villalón, que después de la despedida de Antonio Lobato sería una de las voces que cubriría las siguientes temporadas de las carreras a través del mundo.

Quizás por la presión de los medios de comunicación o por aparentar tranquilidad, Irina Shayk, además de acaparar toda la atención con un vestido Versace, estuvo persiguiendo constantemente las hamburguesas del catering. Su intención era atiborrarse a base de sándwiches y romper su propio récord del año pasado.

Su objetivo lo cumplió; pues cuando todos vieron su figura de maniquí rusa con piel morena y ojos claros detrás de la comida menos apropiada para las modelos, se quedaron totalmente asombrados y no mostraron interés en cambiar para ningún otro tema.

Ante el creciente interés Irina explicó: "Esta es mi cuarta vez aquí y estoy muy emocionada. Hay muchas mujeres sexys y muchas hamburguesas... El año pasado me comí tres y este año tengo pensado llegar hasta la cuarta".

La realidad es que continúa poniendo mucho esmero en su vida romántica; pero esta vez sus exigencias son más altas. De nada le sirvió relacionarse con un multicampión al timón de un Mercedes AMG F1 Team, ni con uno de los máximos goleadores del Real Madrid, por lo que está buscando sinceridad: "Lo que estoy buscando en un hombre es...

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Televisión Cristiano Ronaldo

honestidad y lealtad".

Muchos serán los pretendientes que estarán tentados con la belleza de la primera rusa que protagonizaría la portada de la revista Sport Illustrated Swimsuit, y tendrán que poner mucho interés en su cambio de estrategia. Una mujer con la independencia económica de Irina no cejará en su empeño de encontrar a "alguien que valga la pena".

Numerosas campañas de firmas comerciales y diseñadores, así como portadas y editoriales de las mejores revistas de moda del planeta, la buscan por su aspecto exótico, casi brasileño, heredado de un minero tártaro, su padre.

A lo mejor esa sencillez que caracteriza a los hombres pueblerinos es la que conquiste el corazón endurecido de la Mila Belova.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más