Nos encontramos en el ecuador de la semana y nos asalta una noticia, que, sin que sirva de precedente, nos sorprende para bien. Y no digo esto porque no nos estén dando buenos ratos los mozuelos y mozuelas de la casa no, es simplemente, porque la prueba ha sido superada.

Sobre las 5 menos cuarto de la tarde el Súper conectó con la casa y reunió a los concursantes en el salón. La prueba de esta semana se trataba de conseguir que 30 personas dijeran las frases que cada habitante tenía asignada, y en total consiguieron 54, aunque eso sí, la dirección del programa ha sido algo benévola, porque de todas esas que dieron por válidas, en muchas había bastantes irregularidades.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Quizás han pensado bajar la vara de medir puesto que algunos estaban estudiando la posibilidad de hibernar por el hambre que estaban pasando.

La prueba consistía en intentar ampliar fronteras, allende los mares, vamos que los conocieran en todo el planeta aprovechando su fama.

La manera de hacerlo era muy simple, casi como el cerebro de algunos de los concursantes. Debían elegir una frase que los definiera a cada uno correctamente e intentar que, por teléfono, las personas de otros países repitieran la frase en castellano. Tenían una serie de requisitos y es aquí dónde me detengo algo más para decir que Belén Esteban sigue siendo un poco burra, y es que por su culpa han podido perder la prueba. Un requisito muy remarcado por el Súper fue que estaba prohibido hablar en español, pero claro, la princesa del pueblo no es políglota, ni eso, ni lista, porque más de una vez se le escaparon varios vocablos en castellano, incluso algún insulto, no pierde ni un minuto para demostrarnos su capacidad de.... de eso, de ser como es ella, intrínsecamente palurda.

Pero la cuestión es que ya tienen dinero para la compra semanal.

Vídeos destacados del día

Seguro que Kiko está retorciéndose en su casa, observando que cuando se ha ido, la comida regresa a la casa. Lo cierto y verdad es que ya tienen presupuesto para menear el bigote a sus anchas, ya no se nos mueren de hambre.