Con el recuerdo de las "cocretas" de Ángela Portero todavía en mi cabeza, me dispuse a disfrutar de la gala de GH VIP de ayer. La gala comenzó sin muchas sorpresas, y volvía a confirmar que Belén Esteban ejerce influencias negativas sobre los nominados; así, Israel Lancho conocido por la audiencia como "El torero" o "el palmero de la Esteban" era expulsado y seguía el mismo destino que otros adeptos incondicionales de Belén como Sandro Rey y Victor Sandoval.

La influencia negativa ejercida por Belén no es cosa baladí y la cúpula de Telecinco se lo ha tomado muy en serio. Desde hace unos días se viene notando una moderación de las críticas hacía la Esteban, por parte de la cadena, y programas como Sálvame han reducido considerablemete el tono negativo hacía las conductas de Belén en la casa de Guadalix, llegando incluso a disculpar actitudes difícilmente justificables.

Todo este mecanismo, desplegado por Telecinco, viene a confirmar que la cadena está temerosa de matar a su "gallina de los huevos de oro" e incluso de plantearse si la participación de Belén en GH VIP ha sido un completo desacierto. Haciendo bueno el dicho de "pan para hoy hambre para mañana" el canal teme que las actitudes de Belén en el programa, aunque generen hoy una gran cuota de audiencia, mañana pueden pasarle factura y perder uno de los colaboradores más mediáticos de Sálvame. En resumen, el miedo de la cadena es, como ya se comenta, el de haber convertido a la "Princesa del pueblo" en la "Bruja del pueblo".

Muchos vimos ayer en el cambio del sistema de nominaciones una maniobra de Telecinco para intentar revertir esta metamorfosis. Pensándolo bien, la nominación de Belén Esteban puede acarrear aspectos positivos para el programa y la cadena.

Vídeos destacados del día

Lógicamente, el futuro y la audiencia se podrían decantar por dos opciones:

Opción A: Los telespectadores expulsar a Belén Esteban: En este caso, la cadena confirmaría sus impresiones de que GH VIP ha degradado la imagen de Belén, pero en contrapartida la sacarían del programa antes de arruinarla completamente y ella tendría la oportunidad de lavar su imagen defendiéndose en "su programa de cabecera" Sálvame, lo que sin duda generaría una gran expectación y grandes niveles de audiencia.

Opción B: La audiencia salva a Belén Esteban: Entonces, la cadena confirmaría que Belén es un "animal" mediático indestructible y que los seguidores del programa la apoyan de forma incondicional, independientemente de la actitud de la concursante en el programa.

La suerte está echada, ahora le toca decidir a los espectadores y su decisión hará que sigamos disfrutando o sufriendo de Belén en el programa, dependiendo de nuestras filias o fobias hacía ella; pero como en el Casino donde cientos juegan pero siempre gana la Banca, aquí los ganadores serán Belén Esteban que podrá seguir como siempre (viviendo de ser ella) y sobre todo Telecinco que mantendrá a su "animal" mediático capaz de generar picos de audiencia día tras día.