Con permiso de la inseparable pareja Fede e Ylenia, parece ser que dos habitantes de la casa se hacen tilín. Puede ser una estrategia bien hilvanada, aunque lo que es evidente es el acercamiento entre la sra Lojo y el morenazo de esta edición.

No dejan de darse arrumacos, abrazos, caricias, e incluso miradas cómplices y gestos propios de una pareja ya consolidada sin serlo. Ayer fue un día prolífico para los que nos asomamos al canal 24 horas de Gh Vip. Después de la comunicación del Súper de que la prueba semanal estaba superada, sobre las 6 y media de la tarde, ya estaban tonteando mientras fregaban los cacharros. Coman le estaba comentando a Chari que estaba un poco harto de pelusas, a lo que ella le preguntó mirándole directamente a los ojos con mucho descaro que si él tenía pelusas, con una sonrisa sexy al final, gesto muy propio de la explosiva rubia, dándole a entender quizás, que ella se las podría quitar, las pelusas claro.

Parecía que todo iba a quedar en ese tonteo, porque pasaba la tarde y casi no tuvieron ocasión de coincidir en la casa, pero mira por donde, sobre las 12 de la madrugada, vemos una imagen impactante. Coman se encuentra sentado sobre Chari y le está dando lo que parece un masaje, aunque en mi opinión lo que se está poniendo es fino de sobar. Belén que se encuentra en la habitación le comenta al ecuatoguineano que las manos van al pan.

Mientras el resto del mundo está en el salón o pululando por el resto de estancias, Coman sigue con su masaje mientras Chari le comenta que es una mujer muy exigente, puesto que ella es muy luchadora, celosa y posesiva, aunque también es optimista y cariñosa, y yo que pienso que lo único que quiere es una hora sin cámaras con el moreno y su anaconda.

De ahí hasta las una y media de la madrugada, hora a la que se acuestan, no dejan de hablar de Belén y sobre estrategias varias para desbancar a las grandes cabezas de éste Gh Vip, pero a nadie se nos escapa que esa es la excusa para estar juntos, porque se crean unos silencios demasiados incómodos, y ciertas miradas parece que fueran a acabar en un beso apasionado.

Vídeos destacados del día

Se abrazan en numerosas ocasiones, y Coman le confiesa a la rubia que a ella no la trata igual que al resto de la casa.

Vamos que aquí hay tema del bueno. No paran los gestos de cariño, e incluso bastantes abrazos con movimiento. La típica historia de amor que empieza con largas charlas hasta altas horas de la madrugada que, seguramente, acabarán con una hora sin cámaras.