La de Paracuellos parece tener claro que va a ser la próxima expulsada y en el día de hoy, parece haber tirado por completo la toalla. Este jueves, día de gala, ha sido muy significativo para llegar a esta profunda comprensión.

A primera hora de la mañana, sobre las 11, digamos mejor segunda o tercera, Belén se dirige al confesionario bastante compungida.

Anuncios
Anuncios

Cuando accede a la sala, empieza a hablar con el Súper, le da las gracias por cómo la ha tratado durante el concurso y por el exhaustivo control que han tenido con ella debido a su enfermedad. Suena a una despedida segura, y lo curioso del tema es que casi todos los habitantes de la casa tienen esa sensación, parece como si alguien de fuera estuviera comentándoles lo que está pasando fuera.

Cuando termina de hablar con el ojo que todo lo ve vuelve a la cocina.

Belén llora pensando en lo que puede venir
Belén llora pensando en lo que puede venir

Allí se encuentra Ares y le dice que ya la echaran de menos ya, y también le ordena que no se les ocurra soltar una lágrima cuando entre a despedirse, que no quiere más melodramas. Seguimos con el victimismo, esta mujer tiene que ser protagonista si o si.

Después de comer y de una tarde un tanto agitada por los chismorreos de uno y otro bando, la Esteban sigue con una tez seria, aunque intente disimular con su sonrisa y sus tímidos comentarios, el nerviosismo que le provoca la noche de hoy.

Anuncios

Sobre las 6 de la tarde empieza a hablar a solas con Ylenia y le comenta uno de sus mayores temores.

Todo viene desde la expulsión de Víctor Sandoval, tiene clavado a fuego en su mente ese abucheo cuando el ex de Nacho Polo le comentó que la quería. Sigue dándole vueltas a eso. Antes se ponía la excusa que era con ella, que algo estaba haciendo mal, pero después de hablar durante la semana con unos y con otros está llegando a la conclusión de que Víctor no fue sincero con ella en el momento de la despedida.

Da por sentado entonces que estará poniéndola a caer de un burro desde el mismo momento que salió.

Todo eso unido a la salida de su torero favorito, más la actitud que casi todos los habitantes de la casa tienen con ella, hace que haya tirado la toalla casi por completo, y todo parece indicar que la audiencia le dará la puntilla final.

Haz clic para leer más