Desde el mismo momento en que Jordi González daba el pistoletazo de salida a este inolvidable y épico episodio de GH VIP, la tensión flotaba en el aire y el ambiente estaba tan cargado y enrarecido que parecía que se podía cortar. Los gestos, las formas, las palabras, todo ello parecía presagiar que estábamos destinados a vivir una Noche de Brujas. Al conectar con la casa, se masticaba la tragedia y el público del plató, por lo que dejaba vislumbrar sus rostros, convertido en decenas de Tomás de Torquemada, Inquisidor General del Reino.

"La cuenta atrás que comenzamos ayer se ha puesto a cero", así comenzaba Jordi y los porcentajes de expulsión 53,7% y 46,3% los dos más ajustados.

Después de piropear a Belén y decirle que estaba 'esplendida', Jordi anuncia que Ylenia se ha salvado de la expulsión. Ares y Belén hacía la puerta roja y después de despedirse de los compañeros, más de 39 interminables y largos minutos para conocer el veredicto final.

Durante la espera, de fondo sonando una canción que parecía una premonición "por qué seguir jugando a las cartas, si sabes que tienes un As en la manga". ¿Tendrá Belén Esteban un As en la manga y se salvará de la expulsión? ¡Parece que no pasa el tiempo! 51,3% y 48,7%, madre mia, 11 minutos y se van igualando. ¡Anda! 50,9% y 49.1% (10 minutos) se está dando la vuelta a la tortilla y Olvido Hormigos empieza a ponerse nerviosa. Siete minutos quedan y a publi.

A 28 segundos han cambiado los porcentajes y han dado la vuelta 49.1% y 50.9%.

Vídeos destacados del día

Belén Esteban se derrumba antes de saber la decisión y hace un alegato de que está cansada del programa y de que ya lo ha dado todo. Y llega el momento esperado: La audiencia ha decidido que debe abandonar la casa VIP... ¡Ares! ¡Toma, Sorpresón! Y en unos segundos, Belén visiblemente emocionada, ¡parece que ya no se quiere ir del programa!

Vaya tela, Belén Esteban y Telecinco respiran. La gallina sigue poniendo huevos de oro y la apuesta de la cadena de poner a Belén en la palestra les ha salido de "película". Pues todos contentos, incluso este escribiente que podrá seguir contando las peripecias de Belén en la casa.