Ya se ha olvidado la gente de la absurda pataleta del PP de hace unos meses, con un diputado autonómico de dicho partido pidiendo la condena del programa por supuesta persecución al PP en gags como el de la película El hundimiento, ya comentado en este diario.

Anuncios
Anuncios

El programa se auto-parodió inteligentemente, con Toni Soler metiendo la bronca a sus guionistas como Hitler en aquella escena de la película, y siguió adelante con sus parodias.

Desde esta semana, ha metido una sección fija, The Tic Tac Theory, donde convertirá a las tres cabezas visibles de Podemos en personajes de telecomedia al estilo Friends o Plats bruts (esta última, un clásico de la telecomedia catalana). Con tres actores perfectamente caracterizados como Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón, hace una sátira de dichos personajes como es habitual en la dirección de Toni Soler y el trabajo de los guionistas: sutil y que sabe llegar al punto justo de la caricatura.

Plató del programa satírico "Polònia" de TV3.
Plató del programa satírico "Polònia" de TV3.

Como cuando no se deciden qué comer, pues la comida rápida queda excluida, no pueden comer en un restaurante vasco por que serían acusados por Eduardo Inda de apoyar a ETA, ni un mexicano por que apoyarían al narcotráfico. Tampoco pueden comer en un japonés, "por que a Inda le gusta esa comida, y no querrás parecerte a él". Y Errejón dice, desesperado: "Ay, el bipartidismo da hambre". Pablo Iglesias se apropia la frase. Errejón protesta, se le ocurrió a él primero.

Anuncios

E Iglesias dice: "Tú calla y aprende".

Ana Pastor vio el gag del programa y lo comentó en su página de Twitter. Los del Polònia contestaron con que es posible que ella misma sea un personaje de la serie, que de vez en cuando aparecería. Le dijeron que ella sería "La vecina preguntona".

Tampoco se priva el programa de parodiar a Mariano Rajoy, este jueves fue con que Montoro quiere mostrarle cómo tendría que negociar con otros partidos si pierden la mayoría absoluta.

Le puso un muñeco de Pablo Iglesias con un bocadillo, y enfrente Rajoy tendría galletas. Pero el Presidente se comporta como un niño pequeño, pataleando y gritando "¡Quiero bocata, quiero bocata!" Montoro se harta y le deja solo con el muñeco. Aunque hace tiempo, a Rajoy y Montoro los satirizaron de manera genial haciendo homenaje al mítico gag del vaso de agua de Tip y Coll, con Montoro diciendo por qué han subido los impuestos y Rajoy "traduciéndolo" a un francés de marciano más que de francés.

Anuncios

De la sátira, como saben los seguidores del Polònia, tampoco se libra Artur Mas. En un gag, tenía que verse de incógnito con José Montilla, casi como Zapatero y Bono con Pablo Iglesias, y era divertidísimo ver a Mas disfrazado de macarra de barrios bajos americano salido de El Príncipe de Bel-Air y a Montilla vestido de gángster, con sombrero y ojos al estilo de Jim Carrey en La máscara. O cuando en un restaurante se encuentra con Pujol comiendo allí también, y no sabía qué hacer para pasar desapercibido, con toda clase de ideas, a cual más surrealista, como pasar ante su mesa disfrazado de camarero.

Anuncios

Ya se explicó aquí cómo el programa sabe parodiar todos los temas de actualidad, y aun se sigue recordando aquel genial gag en el que cuando Juan Carlos I y su hijo, el actual Felipe VI, decían cierta palabra, ésta quedaba "censurada" por la palabra "Campamento". Como decían frases como "Tengo ganas de irme de… (campamento)", nos imaginábamos precisamente "eso", que se iban a "ese sitio", cuando en realidad era "Tengo ganas de irme de maniobras". Militares, claro.

Haz clic para leer más