Abrir una puerta y ser testigo de cómo Velázquez pinta Las Meninas, o ver in situ la construcción del Acueducto de Segovia, no es algo que pueda pasar en un lugar convencional, pero sí es posible en El Ministerio del Tiempo, serie de ciencia ficción cuyo primer capítulo ha sido emitido por la 1 de Televisión Española, cosechando durante su estreno un enorme éxito por parte de espectadores entregados, que la han convertido en Trending Topic en la red social Twitter. Y no es para menos, porque su mezcla de inteligencia y humor, y el acabado técnico tan perfecto con el que cuenta, la convierten en una de las apuestas más fuertes y acertadas de la temporada.

Un enfermero del SAMUR con depresión crónica por la muerte de su esposa es reclutado por los funcionarios del Ministerio secreto del Gobierno, el correspondiente al Tiempo, a través del cual tendrá que viajar para ir cumpliendo las misiones que se le asignen.

Pero no está solo: lo acompañan un soldado del siglo XVI, de los Tercios de Flandes, y la primera mujer universitaria en nuestro país, que lo fue en 1880. Ellos son, en la vida real, Rodolfo Sancho, Nacho Fresneda y Aura Garrido.

Ellos forman un trío inmejorable traspasando las puertas de los pasillos del Ministerio, cambiando de época, nunca de país, y yendo siempre hacia años remotos, nunca al futuro.

Será en el pasado, extraña paradoja, donde el equipo tendrá que resolver los entresijos que se planteen para que los acontecimientos que hoy conocemos sigan siendo como los estudiamos.

Más allá de una producción fabulosa y unos actores de cuya valía ya éramos conscientes, la serie tiene como talismán una idea brillante nacida de la mente de los hermanos Olivares, Javier y Pablo. Lamentablemente este último falleció en pleno desarrollo de los capítulos y no ha podido comprobar el recibimiento que los espectadores le daban a este nuevo producto, aunque sí supo del que obtenían otras Series donde su talento fue determinante para conseguirlo, como Doctor Mateo, Los Serrano o más recientemente, Isabel, donde también participó el hijo de Sancho Gracia. 

Precisamente este hecho sirve de guiño a un momento ya mítico del episodio inicial de tan peculiar Ministerio: al llegar a una posada y verse el trío obligado a decir sus nombres, él opta por el de Curro Jiménez, en homenaje a la serie protagonizada por el padre de Rodolfo.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Televisión Series

No es esta la única ocurrencia hilarante, el capítulo está lleno de ellas, sobre todo debido al anacronismo al que se ven abocados los personajes, ya que al mezclar unas épocas con otras, los conocimientos de unos y los desconocimientos de otros se convierten en elementos de parodia.

Tener que cambiar algo del pasado para que el presente siga siéndolo al enfermero lo remite a Terminator y las caras de desconcierto de sus compañeros son todo un poema. Al revés ocurre cuando el chico del SAMUR se tiene que enfrentar a montar a caballo.

Esperemos, por lo tanto, que el resto de la temporada sea igual de afortunada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más