¡Justin Bieber se ha llevado el gran susto de su vida! Y es que esto es de lo poco que le quedaba al joven cantante canadiense por vivir en público ante sus numerosísimas fans.

Su gran amiga, la comediante y actriz Ellen DeGeneres, le invitó a su programa estadounidense "The Ellen DeGeneres Show" para promocionar una novedosa serie de Comedy Central y, aprovechando, su inexplicable nueva faceta como imagen de la línea de calzoncillos de la marca de ropa interior Calvin Klein. Y allí estuvo el que fuera novio de la actriz y cantante de Texas Selena Gomez, ante la atenta mirada de sus fans, conversando con Ellen DeGeneres mientras estaba sentado en un sillón, y en el costado del mismo había una enorme caja de cuya presencia no se había percatado el canadiense.

Durante el programa, aquella caja se abrió repentinamente y salió de su interior un hombre en calzoncillos; la reacción de un sorprendido Justin Bieber no fue otra que la de gritar y sobresaltarse bruscamente (realmente, como cualquiera de la mayoría de los mortales habríamos reaccionado).

Este tremendo sobresalto tuvo sus posteriores consecuencias, ya que el considerado artista no podía actuar con normalidad y, finalmente, no le quedó otra que medio recostarse en el sillón en el que se encontraba sentado. Por su parte, la conductora del show se vio obligada a cortar durante unos instantes el transcurso de su programa y entrar en publicidad para permitir al chico que se repusiera de tan inesperado susto.

En un principio, a Justin Bieber le costó encajar bien el suceso, ya que afirmaba que él era el que tenía que sorprender a su público y, por tanto, no debía de ser él el sorprendido.

Vídeos destacados del día

Pero una Ellen DeGeneres que no paraba de reirse por lo sucedido, le explicó que este acto había sido una manera de homenaje hacia el cantante, señalando de que el hombre en calzoncillos que salió de repente de la caja que estaba junto a Justin vestía ropa interior de la marca que promocionaba el ex novio de Selena Gomez, Calvin Klein. Ante esto, el de Canadá ya pudo respirar más tranquilo