Quedan pocas horas para que se consume lo inevitable, la expulsión de Belén Esteban. Mucho me tendría que equivocar o cambiar la opinión de la audiencia para que esto no ocurriera. Por lo tanto, es el momento de analizar los cambios que se producirán en la casa de GH VIP tras la expulsión de la Esteban.

Parece claro, y no ofrece mucha discusión, que tras la marcha de Belén, la casa y sus circunstancias no van a ser las mismas. En un primer lugar se producirá un desequilibrio aun mayor entre los dos grupos o facciones que habitan esta morada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Con su salida, el grupo de las "chirlas" con Ares a la cabeza se verá definitivamente reforzado frente al cada vez más mermado grupo en el que residía la Esteban.

Es fácil de pronosticar, que con Belén en la calle, el objetivo de las iras del grupo de Ares vaya dirigido hacía Fede e Ylenia, por lo que con casi toda probabilidad esta pareja de tortolitos estarán entre los nominados y en el disparadero.

Aunque Coman, el independiente, ha pedido su nominación, lo más probable es que esta no se produzca. Sus ganas de conocer la opinión del público, poniéndose en la palestra de las nominaciones, suena más a una estrategia bien meditada del concursante que a un deseo sincero.

Ver a Fede e Ylenia en la picota de las nominaciones va a ser, sin duda, muy bien acogido por la audiencia ya que esta está esperando cualquier oportunidad para fulminar al italiano, al que se le acusa de vago y soso, pero sobre todo de ser un actor emocional por mantener una relación ficticia con Ylenia. Según sus cálculos, aunque equivocados, esto podría hacerle llegar a la final de GH VIP.

La perdedora en todo caso parece ser Ylenia, por un lado se quedaría huérfana de "madre" televisiva y, por otro lado, tendría que asumir que le espera una larga semana, en la que se iría ella o su supuesto amado.

Vídeos destacados del día

Para Ylenia perder a Belén va a suponer un gran golpe emocional ya que la de Paracuellos no sólo ha sido su compañera de concurso, sino también su amiga, confidente, protectora y el paño de lágrimas en los continuos y habituales desencuentros con su Fede.

Sin Belén en la casa, Ylenia va a ser una presa fácil para el grupo opositor. Además su estabilidad y compostura puede también verse amenazada por factores como la buena relación que Fede mantiene con Coman, o la falta de enemistad declarada de su compañero hacia el grupo de "las chirlas".

Hasta ahora, la buena de Belén ha servido como amortiguadora de las iras de Ylenia, pero una vez Belén fuera de la casa, esta tendrá que asumir sus enfados y protagonizar ella misma los ataques de ira. Esto, que ha demostrado que lo sabe hacer muy bien (y si no que se lo pregunten a Coman) le puede traer más de un disgusto de imagen ante la audiencia.

Así, a pocas horas de que Belén sea juzgada por un tribunal popular, la conclusión que se puede sacar es que la Esteban ha ejercido una influencia negativa sobre todos los concursantes que han arrimado el ascua a su sardina y, en poco tiempo, podremos ver un Gran Hermano totalmente libre de "palmeros".

Entonces, las estrategias serán otras.