Después de que Pablo Iglesias le pusiera sutilmente a Eduardo Inda el apodo de Don Pantuflo, con la complacencia de quienes esperaban una pequeña reprimenda o castigo a su prepotencia, llegó Tania Sánchez al plató de La Sexta Noche después de semanas de ausencia, no entrevistada, como su pareja, sino como contertulia. Había expectación no sólo por su salida de Izquierda Unida, sino por saber cómo la recibiría el periodista navarro.

Y no hacía falta ser Rappel para ver que sacaba continuamente el tema de la presunta corrupción de ella, del presunto millón cuatrocientos mil euros de subvención municipal a su hermano, y de que si tenía domicilio fiscal en la casa de su padre, allí en Rivas Vaciamadrid. Entonces, Inda ya no era Don Pantuflo, sino Don Erre Que Erre, personaje que popularizó Paco Martínez Soria en una de sus películas, famoso por su obsesiva tozudez.

Este cronista tuvo la suerte de estar sentado entre el público, justo detrás del sillón donde se sentó Tania. Podía escrutar sus ademanes, sus gestos, aunque sólo le pudiera ver el cogote en primer término y tener que mirar de vez en cuando al fondo del plató, donde había un monitor, para ver qué cara ponía. Era de tranquilidad ante lo que Inda le acusaba una y otra vez, lo que ella negó siempre.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Mientras, Tania contaba que su motivo para dejar IU era por culpa de la vieja guardia del partido, con dos jefes a los cuales dice Alberto Garzón, posteriormente entrevistado, que serán expulsados después de una reunión del mismo. Ella ganó las primarias, pero esa vieja guardia se negaba a aceptar que ella fuera la que mandara. Inda insistió en que no la apoyaban por su presunta corrupción, y que tenían pensado expulsarla antes de que ello perjudicara a la formación.

Para rematarlo, la acusó de usar las tarjetas black de Cajamadrid como "cortina de humo".

Ella continuó con su tranquilidad, e Iñaki López, presentador del programa, tenía que batallar con Inda para hacerlo callar cuando no dejaba acabar a nadie o continuaba con sus acusaciones, siempre con su famosa sonrisa o cuando estaba serio, con una extraña mirada fija penetrante que daba miedo, no pudiendo este cronista atreverse a mirarle más de dos segundos seguidos a los ojos.

Algo que Tania, tenaz y con su experiencia política, además de la que también tiene su famosa pareja, sí sabía aguantar.

Los demás contertulios de la mayor parte de la noche, casi todos políticos, a excepción de los habituales Paco Marhuenda y Eduardo Inda, tomaron a su manera la polémica de Tania, teniendo en cuenta que eran todos de otros partidos, y como están próximas las elecciones, querían dar alguna lección de ética.

Ella, como también está para las elecciones, aunque no tenga aún nueva formación que liderar, también quiso difundir su mensaje político, ya muy bien conocido por los habituales televidentes de La Sexta Noche.

Cuando fue entrevistado Alberto Garzón, ex compañero de ella en IU, ella salió del plató y volvió después. El político, como los demás, no habló más que del mensaje de su formación, y de qué harían con los corruptos propios, además de dar pistas sobre qué coalición apoyaría o no IU en cada elección regional o autonómica. Además, negó que IU fuera contra Tania, aunque dijo que expulsarían a Gordo y Pérez, los jefes que perjudicaron a ella. Luego estuvo ella en la tertulia de algún tema más, incluido el de Grecia y su desafío a la UE, defendiendo la postura de Alexis Tsipras.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más