Es el hombre del momento y como tal lo presentó Pablo Motos al darle entrada en el plató del programa de moda para las celebridades: Dani Rovira, presentador de los premios Goya, estuvo en El hormiguero, espacio de entrevistas y mucha diversión, para hablar, ya más relajado, sobre todos los entresijos de la gala de premios del Cine español. Llevó, cómo no, la estatuilla que ganó por haber sido considerado el mejor actor revelación por Ocho apellidos vascos, y la dejó en la mesa en la que tuvo lugar la charla entre ambos.

Por supuesto, lo primero de todo fue felicitar a Dani por su espléndido trabajo en el escenario del hotel Auditorium, donde tuvo lugar la ceremonia de entrega, a lo que siguió un fuerte aplauso en reconocimiento al mérito y al talento demostrados por el actor.

Rovira estuvo, como siempre, simpático y cercano, y contó anécdotas tanto personales como secretillos profesionales. De entre los primeros, que su madre, nada más comunicarle que había sido elegido para presentar la gala, le dijo que ella quería ir y sentarse con él, a su lado, sin caer en que su hijo no iba a poder sentarse durante toda el espectáculo.

Más tarde ya lo felicitó por la designación, pero su amor de madre la llevó a querer estar todo el tiempo a su lado. Comprensible, por supuesto. En cuanto a los secretillos profesionales, admitió, respecto al baile de claqué, que lo tenía tan ensayado que no le preocupaba hacerlo mal porque esa posibilidad no entraba en la ecuación.

Pero no quedaron ahí las confidencias a nivel profesional, ya que Motos indagó acerca de la posibilidad de haber perdido el Goya al que estaba nominado.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Rovira afirmó que eso era lo que más previsto tenían, puesto que él podía ganar o no, y solo había un 25% de probabilidad de acierto, así que en caso de que otro de los nominados hubiera sido el elegido, habían ensayado que Dani subiera al patio de butacas a encontrar consuelo al lado de Antonio de la Torre, otro ilustre malagueño, que en su caso, y lamentablemente, lleva más Goyas perdidos que ganados.

No quedaron sin comentar los momentos en que, para celebrar el galardón, Clara Lago besó al actor efusivamente en los asientos que ocupaban, una instantánea que se ha comparado a la que protagonizaron Iker Casillas y Sara Carbonero cuando España ganó el Mundial en Sudáfrica, así como el posterior discurso de agradecimiento en el que le dedicó el premio a la actriz. Dani aseguró que lo hizo porque Clara fue su compañera en la película que los unió y que posteriormente se ha convertido en su compañera en la vida.

Bonitas palabras y estupenda entrevista de Pablo Motos, tras la que hemos podido conocer algunos de los más interesantes detalles que aún no estaban al descubierto de una de las mejores galas de los Goya que se recuerdan.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más