Conrad Hilton, el hermano menor de la millonaria Paris Hilton, se volvió loco en un vuelo internacional. El vuelo iba hacia Los Ángeles, y el joven comenzó a gritar y amenazar a los tripulantes de la aeronave.

Conrad tiene 20 años y fueron varios los testigos que afirmaron que el joven se volvió literalmente loco. El vuelo despegó de Londres e iba con destino a Los Ángeles, por lo cual fue arrestado por la policía inglesa por el mal comportamiento. Conrad se presentó en la corte y fue puesto en libertad tras pagar una fianza de 100 mil dólares.

Un allegado a la familia fue quien ha dado la información a TMZ, donde también informó que la "crisis" se debió a sus excesos con las drogas y el alcohol.

Por esto, el joven ha entrado a un programa de rehabilitación de 1 mes para superar su adicción. Conrad se ha dado cuenta de la adicción que tiene y ha ingresado a la rehabilitación de forma voluntaria. El joven Hilton llegó a dar golpes dentro del avión, que por suerte no llegaron a ninguno de los tripulantes del vuelo, pero sí a ciertas partes del avión, como a una mampara del mismo.

En las declaraciones que formaron parte del caso, algunos testigos afirmaron que en el baño del avión había olor a marihuana, lo que adjudican a Conrad, ya que los otros pasajeros y los tripulantes han demostrado que no consumían. El fumar marihuana, han especulado los tripulantes, podría haber provocado el mal comportamiento del joven en la aeronave. El joven asustó a todos los pasajeros, de hecho los niños que estaban en el avión se pusieron a llorar.

Vídeos destacados del día

Una vez que el joven se calmó y se durmió fue esposado a su asiento en calidad de detenido bajo órdenes del capitán con el único objetivo de dar seguridad a la tripulación, y al resto de los pasajeros.

Según los informes que presentaron la familia Hilton y sus abogados, el joven tomó una pastilla con el fin de dormirse en el vuelo, lo que le provocaría ese "ataque", y no las drogas como apuntaban los testigos. El representante legal de Conrad, Robert Shapiro, ha declarado que son varios los reportes que explican los "efectos secundarios" que pueden tener este tipo de pastillas para dormir, y en ellos se incluyen arranques agresivos como los que sufrió el joven, y justifican perfectamente la reacción de Conrad.