Oriana y Álex entraron a Amor a prueba sin llevar apenas casi tiempo como pareja. En el vídeo de presentación ambos dejaron claro que iban a luchar como pareja y casi aseguraron que eran los novios perfectos: nunca discutían, se hacían reír, se entendían muy bien... y por ello querían entrar a concursar juntos. La realidad es que Oriana quería recuperar a Tony, y esto se está viendo cada vez más claro cada vez que el italiano y la pinkiprincesa pasan momentos juntos...

Álex no se relaciona con casi nadie en la casa debido a su timidez, excepto con Adriana, que ha sido la encargada de jotearlo esta semana. La vez que tuvo que pasar la noche en el búnker, todos sus compañeros le dijeron que Oriana y Tony volverían a estar juntos, cosa que le hizo dudar. Al principio estaba tranquilo porque sólo se acercaban para discutir, pero ahora Oriana aprovecha la mínima oportunidad para acercarse al italiano y hablarle de Luli, y ambos se suelen repetir que se conocen mejor que nadie. Tony también dio el paso de acercarse a ella y dejar las discusiones atrás.

La realidad es que ella busca cualquier cosa para evitar las caricias de Álex. Consigue darle la vuelta a la tortilla en todo momento para hacer que él se sienta culpable y le acabe pidiendo perdón. Cada vez que él pide que ella ofrezca más de sí, Oriana se enfada y su novio le dice que lo siente por habérselo pedido. No sabemos si es su novio o su mascota. El carácter impulsivo de Oriana tiene dominada por completo la personalidad de Álex.

Hablando con Adriana, Álex le dijo que si ve que Oriana sigue pasando de él, abandonará el programa. Los dos le han intentado dar celos, pero Oriana solamente se ríe, actitud con la que demuestra que no siente nada por él verdaderamente. Los adelantos nos cuentan que él ya no forma parte de la casa, no sabemos si por expulsión o porque haya visto algo que no le gustase. Oriana y Tony están juntos, todo les ha venido más que perfecto desde que Luli abandonó la casa por la crisis ansiosa que sufrió. 

Haz clic para leer más