Cuando Oriana y Álex entraron a Amor a prueba, ella intentó demostrarle a Tony lo feliz que era con su nuevo novio y lo enamorada que estaba de él. Aprovechando que el italiano estaba pasando por un mal momento con Luli -situación que ha ido empeorando hasta el punto de que Tony decidiese acabar con la relación-, decidió darle celos mostrándose cariñosa con Álex.

Después de que las cosas se enfriaran tras varias acaloradas situaciones, la española ha aprovechado cada situación que se le ha planteado con Tony para acercarse a él y hablar de cosas del pasado o decirle que controle a Luli porque la acusa de cosas que no ha hecho.

Él ha picado el anzuelo y también se ha sincerado sobre sus sentimientos con Oriana.

La realidad es que Oriana sólo está preocupada por sus discusiones con Luli y, cuando Álex se acerca a darle un abrazo o un beso, ella responde que se le va el maquillaje, que quiere que se aparte porque le ha dirigido la palabra a Nicole y eso es de ser un falso, o cualquier niñería para no devolverle las caricias.

Álex ha consultado el problema con Adriana y le ha dicho que si Oriana no quiere estar con él, abandonará la casa. Ella está aprovechando la semana de joteo para acercarse a él y ambos se besaron en una de las actividades de teatro de la semana. Álex se lo contó a su pareja y a Oriana le dio totalmente lo mismo. Teniendo en cuenta lo celosa que se había mostrado siempre, esta actitud es un poco sospechosa...

Vídeos destacados del día

Cuando un grupo de personas tiene que convivir 24 horas al día en una casa, es imposible disimular las intenciones que uno lleva. Ella dijo que acudía al Reality de nuevo para desenmascarar la personalidad de Tony, pero todos los participantes tienen claro que Oriana y Tony van a acabar juntos de nuevo. Nicole ya se ha quitado del medio en la historia, así que si Oriana sigue pasando así de su novio, Álex perderá la paciencia pronto y ya no tendrán problemas para comenzar a tontear de nuevo. El plan de Oriana está saliendo a la luz. O todo ha sido un papel, o las casualidades no paran de darse en Amor a prueba