En el Reality show Amor a prueba las parejas cambian constantemente: unas nacen de la nada, otras que parecían muy fuertes se rompen de repente, la gente abandona y entran gente nueva que se convierte en el foco de atención...Aunque actualmente los protagonistas de la casa vuelven a ser Oriana Marzoli y Tony Spina -como enemigos, no como pareja-, entre el resto de parejas también suceden cosas tanto buenas como malas. Liz, muy conocida en España por su paso por Mujeres y hombres y viceversa durante el trono de Leo Cámara, está pasando por un momento duro junto a su pareja de concurso Michael.

Antes de ser pareja de concurso, entre ellos dos no había ocurrido ningún acercamiento. Como dice el refrán, el roce hace el cariño, y desde que formaron pareja en el reality los sentimientos comenzaron a florecer. La participante se lanzó y desde entonces ambos han protagonizado momentos cariñosos y casi de pareja oficial en la casa. El problema viene con July, la jote de Michael que intentará romper la pareja e interponerse entre Liz y él. Aunque en una de las pruebas dijo que Michael le parecía una bellísima persona y si lo veía bien con Liz no se metería en medio de la relación, la concursante no va a darlo todo por perdido.

Después de la clasificación tras la prueba, July ha vuelto a elegir jotear a Michael y Liz una semana más. El protagonista ha confesado que está muy confuso, ya que se siente atraído por las dos chicas; actualmente tiene más sentimientos por Liz, pero su jote le despierta curiosidad. De momento quiere seguir conociendo a Liz porque no está seguro de querer cambiar de pareja y perderse una buena relación con su compañera de concurso actual. 

En el adelanto del programa hemos podido ver que Michael ha sucumbido a los encantos de July y por la noche pasó algo entre ellos que ha molestado tremendamente a Liz. La modelo, que parecía comprensiva hasta ahora con las dudas de su pareja, le ha dado un ultimátum y le ha pedido que se decida ya, porque está jugando con los sentimientos de las personas.