Las peleas entre Oriana y Luli ya son un hecho habitual en la casa día tras día. Es más, el número de discusiones ha incrementado desde que Oriana intenta llevarse bien con Tony y mantiene conversaciones con él en un tono amigable; Nicole siente celos y  tiene dudas sobre si su pareja tiene sentimientos hacia ella. Todo el mundo le ha dicho que estas últimas dos semanas ha estado insoportable y que así solamente conseguirá que el italiano no quiera seguir avanzando en su relación.

La primera acusación que Luli hizo en contra de Oriana fue decir que ella y Adriana Barrientos habían sido las culpables de cortarle el pelo mientras dormía.

Se filtró cierta información por las redes sociales que decía que esto sí que había pasado realmente, pero no podían sacar las imágenes en los resúmenes diarios. Finalmente, Luli apartó a Tony para hablar con él y admitió que nadie le había cortado el pelo, que había sido producto de su imaginación.

La siguente gran pelea tuvo lugar cuando Luli se acercó a tocar a Coco, el perro de Oriana, y esta le dijo que no se acercase más a su mascota. La española cogió al animal para alejarlo de su enemiga y Nicole la llamó "maltratadora de animales".

Estas palabras dolieron mucho a la dueña del perro, y ambas empezaron a gritarse en medio de la barbacoa. Aunque todos habían visto lo sucedido, las dos fueron a contarlo a toda la casa para conseguir que les diesen la razón de ser las pobres víctimas del desencuentro.

Por la tarde, las chicas recibieron la visita de una profesora que les enseñó técnicas de seducción. Mientras estaban haciendo la actividad, Luli no cesaba de soltar comentarios que iban tanto hacia Adriana como hacia Oriana. Adriana le dijo que no le dirigiera la palabra, pero con Oriana se volvió a enzarzar en una calurosa disputa.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Televisión

Romina pedía que hubiese paz, porque los gritos eran insoportables. Ignorando su petición, Luli se desabrochó la camiseta y le enseñó todo a Oriana, quien se puso a gritar y la tocó para que se apartase. La chilena se tiró al suelo fingiendo que Oriana le había pegado un empujón, pero como todas vieron la situación nadie le dio la razón cuando fue a contarlo a los chicos de la casa.

Con esta actitud, en vez de centrarse en su novio y conseguir que las cosas vayan a mejor, está haciendo que Tony se plantee las cosas y le pida un tiempo

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más