2

Michelle ha llegado con todas sus armas para competir por Marco. El italiano que está en una buena relación con Aylén se ha visto envuelto en un torbellino con el regreso de su ex al Reality. Como si fuera poco Aylén también tiene que competir con Julia quien ha decidido ir a disfrutar de varios chicos de la casa.

La brasileña ya había entrado con toda la intención de destruir la pareja que ha formado el italiano con Aylén, y en el momento que traspasó la puerta del encierro, Aylén, la actual pareja de Marco, ya suposo que se le vienen días muy complicados. Michelle ha asegurado antes de entrar a la casona, que la relación que mantienen Aylén y Marco es todo mentira.

La "farandulera brasileña", se encargó de publicar en sus redes sociales que el italiano sólo se mueve por interés, y que gracias a ella es conocido, ya que Marco entró al reality por ser el novio de…. Lo que aún sigue manteniendo, por el momento. Según ha contado Michelle, el italiano lo único que quiere es obtener más seguidores en sus perfiles.

Ahora mismo el italiano y Aylén estaban disfrutando de sus mejores momentos, y así se los podían ver. Más aún cuando los hemos visto disfrutando del día de San Valentín. Michelle no se ha hecho esperar y desde su entrada ha demostrado que ha vuelto a por todas, y conociendo lo polémica que ha sido Michelle suponemos que esto es sólo el comienzo. La entrada de Michelle supone así realmente la "prueba de amor" más fuerte que la pareja tendrá que afrontar, ya que Aylén es muy celosa, y la brasileña conoce bastante bien a Marco.

Vídeos destacados del día

Por otra parte lo que no se esperaba para nada Aylén ha sido la actitud que está tomando Julia, quien parece que se ha cansado un poco de Michael y ha decidido conocer más a los otros "chicos", entre ellos ha sido Marco, con el cual la hemos podido ver hablando en portugués lo que ha mosqueado bastante a Aylén quien asegura que están ligando delante suyo. Son varias las parejas que están en crisis esta semana ya que Oriana cada vez está más lejos de Álex. Y además el día de San Valentín en la casona fue más de llanto que de cariños y arrumacos.