Este mes se estrena en Cuatro la cuarta temporada de Quien quiere casarse con mi hijo; tras el triunfo de las tres ediciones anteriores, Luján vuelve en su papel de "Bruján" dispuesta a que triunfe el amor. El reality sigue el mismo formato que en las otras ediciones, con cinco solteros en busca del amor, que intentarán ser conquistados por sus pretendientes, con la inestimable ayuda de sus madres.

En esta entrega también habrá cinco chicos, cuatro heterosexuales y un homosexual. Irán conociendo y teniendo citas con las pretendientas y pretendientes, tanto ellos como sus madres, para ir eliminando y quedarse con las personas con las que tengan más "feeling"; finalmente, tendrán que decidir entre irse de la mano de alguno de los pretendientes para iniciar una relación, o abandonar el programa con su madre, si ninguno le convence.

El reality promete amor, humor y situaciones divertidas a partes iguales, de ahí el éxito de este fenómeno televisivo, que en anteriores ediciones nos ofreció muy buenos momentos, así como personajes televisivos que han dado mucho juego; tanto es así que incluso se hizo un "spin-off" en el que los hijos buscaban novios para sus madres.

El programa se grabó este verano, por lo que ya conocemos algo de los solteros más deseados. Éstos son:

Sandro: este diseñador de interiores de 29 años es guapo, deportista y educado. Le gustan los hombres muy masculinos y con una bonita sonrisa, ya que está un poco obsesionado con la higiene dental; busca un chico romántico, ya que él es muy sensible.

Diego: estudia para ser director de cine, y le gusta buscar ovnis y la música de ABBA. Su mujer ideal tiene que ser también su musa, ya que busca a una persona única y original.

Vídeos destacados del día

Daniel: modelo de 25 años, al que todos llaman Markus. A su madre le gustaría para Daniel una chica familiar, no fumadora y religiosa, aunque a él lo que le llama la atención en una mujer es su físico.

Rafael: con sólo 21 años, es gerente y propietario de varias empresas. Su madre lo define como un chico guapo, cariñoso y millonario, aunque se queja de que las mujeres sólo lo quieren por su dinero. A su mujer ideal le tiene que gustar viajar y con carácter; también tendrá que soportar horas en la peluquería con su chico, fan de los tupés.

David: con 36 años, no ha tenido suerte en el amor. Su madre lo define como reservado, prudente y amigo de sus amigos. Busca para él una chica positiva y cargada de energía, y cuidado con engañar a su madre, pues es vidente y apasionada de la astrología.