El pasado lunes 12 de enero, en la celebración anual que organiza la FIFA para designar al mejor jugador de la temporada anterior, fue reconocido por tercera vez al delantero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, como mejor jugador de la temporada 2013/2014. Pues bien, pudimos presenciar la falta de su pareja en la celebración y, más llamativa fue la ausencia de alguna delicada o sonora palabra del futbolista hacia su enamorada en el momento de los agradecimientos.

Todo presagiaba que iba a ocurrir lo peor. Efectivamente, era un secreto a voces que se hacía realidad tras las palabras del propio Ronaldo al confirmar la ruptura con Shayk. Para más inri, la "top model" rusa marchaba a las Islas Malvinas para celebrar su 29 cumpleaños.

Ni una palabra en las redes sociales por parte de su consorte.

Todos los seguidores de CR7 se dieron cuenta que la propia Irina en su cuenta de Twitter, no solo no le felicitó por el galardón otorgado por la FIFA por tercera vez, sino que dejó de seguirle en esa red social. Algunos diarios abogan la razón de la ruptura a la madre del futbolista, Dolores, quien, al parecer, no le parecería bien que su hijo saliera con una chica que no fuera portuguesa. Sin embargo, esta información no ha quedado confirmada en absoluto por nadie y parece que la ruptura se debe a que, tras casi cinco años de buena relación y amor, se agotó el tiempo de ambos porque todo llegó a su fin, sin más preámbulos ni secretos.

Por último, algunos diarios se hacen eco del bajo rendimiento del jugador, justamente por este trance personal que estaba viviendo Cristiano en los últimos meses.

Vídeos destacados del día

Bien sabemos que el aspecto anímico es fundamental para el rendimiento de un profesional del balón. Cabría la posibilidad de pensar en este hecho. Consumada la acción, es hora de saber si realmente este suceso de ruptura amorosa ha sido uno de los causantes efectivos del irregular rendimiento del luso.

Lo único cierto y verdad es que nada queda de esa relación de cuentos de hadas que se prometía tan idílica. Lo que haya entre bambalinas es cuestión de dos y nada más. Todo lo que se pueda decir públicamente no son más que relleno de papel para alimentar la sed de morbo que algunas personas necesitan para saciar su propia curiosidad. Aunque eso sí: muchos viven justamente de esos "dimes y diretes". A quien le vaya bien ese estilo, pues, que le aproveche. Al resto, nos basta saber que Cristiano seguirá luchando por autosuperarse así mismo y su comportamiento seguirá siendo de alto nivel profesional.