2

Uno de los pretendientes más veteranos de Steisy, el cual había venido para quedarse con la tronista, al menos así lo anunció él cuando llegó al programa, ha decidido dejar de pretenderla. Así lo ha decidido Vicente.

El joven que había avanzado en la relación con Steisy, ha confesado que no se siente correspondido por la tronista, y que viendo que no llegarán a más, ha decidido dejar de pretender a Steisy y cambiarse de bando con el fin de pretender a Samira.

Así fue, que tanto Steisy como Samira se quedaron con la boca abierta. Steisy porque creía que iba todo muy bien con su pretendiente, de hecho en la última cita con Vicente, se notó química entre ellos, lo que parece que para el pretendiente no fue así.

La tronista que se besó con todos sus pretendientes en las últimas citas, había reconocido que con Vicente iba todo muy bien.

Por su parte Samira se quedó perpleja ante tal decisión, y a pesar de que todos nos imaginamos que iba a aceptar al pretendiente, la tronista ha dicho que no. Por lo visto el chico se había creído, como todos nosotros, que Samira con la "pica" que lleva con Steisy se quedaría con el pretendiente. Pero la tronista ha explicado que aunque el pretendiente le parece guapo y simpático, ella está muy contenta con los suyos y que no tiene cabida para él, ya que ella ha comenzado a sentir por sus candidatos y no puede dejar que él se siente entre ellos.

Con lo cual Vicente abandona el programa ya que su cambio no le ha salido como esperaba. Según parece el pretendiente ya había dado todo de sí y a su tronista no le alcanzaba, viendo la inminente expulsión, decidió montar una estrategia, para quedarse un poco más en el programa, comenzando de cero, con el hecho de pretender a Samira.

El "juego" no le ha salido como esperaba y Vicente tuvo que irse sin más.

Vídeos destacados del día

Todos los seguidores del programa confiaban en que Vicente se quedaría hasta el final, porque era el más carismático y sencillo de todos, pero parece que nos equivocamos, así es que, Steisy por el momento se queda con un pretendiente menos.