Miley Cyrus es conocida últimamente más por la polémica que desata con sus comportamientos, sus actitudes de adolescente rebelde y la vida tan extravagante y fuera de ninguna norma que lleva, que por la calidad de su música. Pero parece ser que en el mundo del siglo XXI es más importante llegar al triunfo que las maneras que se escogen para hacerlo, o al menos intentarlo. 

La actriz y cantante ha tenido problemas por algunos gestos o actitudes en conciertos de su gira, por obscenidades y comportamientos que algunas instituciones consideraban inauditos como para que sus seguidores aprendan de ella y los copien. En algunas ocasiones ha recibido denuncias e incluso se ha prohibido la realización de ciertas escenas en sus conciertos.

La artista se considera muy libre de hacer lo que quiera y cuando quiera, y a todos nos ha quedado claro que la intimidad no es algo muy importante para ella. Miley ha hecho declaraciones sobre su vida íntima con algunos exnovios comparando la calidad de los momentos íntimos con la satisfacción que le provoca su novio actual. La verdad es que estos comentarios no pasan desapercibidos entre la juventud, y han sido criticados por Jennifer Lawrence, quien piensa que esta actitud es adoptada por la artista sólo para ganar seguidores y crear más polémica todavía. La anterior Hannah Montana se ha encendido ante las críticas, y la mayor causa de este enfado se piensa que es porque aún tiene sentimientos hacia una de sus exparejas, Liam Hemsworth, quien es pareja de nuestra querida Katniss actualmente. 

Pero podemos anunciar todavía algo más novedoso.

Vídeos destacados del día

La cantante se hizo una sesión fotográfica completamente desnuda para VMagazine. En las fotos aparecía en la ducha, cubierta por espuma, y dejando todo su cuerpo al alcance de la vista de cualquiera. Ella misma utilizó una de las instantáneas para colgarla en su perfil de Instagram. La política de esta empresa impide este contenido, así que la foto fue eliminada de su perfil. Discrepando con esta actitud, la cantante insistió y volvió a publicar una foto en la que aparecía su mano dentro de unos pantalones cortos, insinuando la situación. No es la primera vez que la artista nos da a entender una situación como esta...

La rebeldía de la cantante de momento le permite seguir en la cima de los cotilleos y aumentar su fama, pero igual acaba metiéndola en algún lío que cesa con sus ganas de crear polémica... Las ganas de llamar la atención entre la gente que no sabe cómo hacerse famosa conducen a un comportamiento infantil, como el de Oriana Marzoli