Maroon 5, la banda de Adam Levine, se caracteriza por componer temas potentes y rodar videoclips con la misma fuerza. En One more night Levine era un boxeador al que su mujer abandona mientras está en pleno combate. Vemos en un montaje paralelo por un lado los rounds y por otro las maletas y cajas llenándose a medida que ella va guardando la casa para llevársela. En Payphone salva a la chica de sus sueños de los atracadores del banco donde trabajan, huye en un descapotable, es perseguido por innumerables coches de policía y una vez que logra alejarse de ellos, busca una cabina desde la que llama a la joven que había dejado atrás.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Y en Maps el tiempo retrocedía para conocer los avatares que habían hecho que su chica en la ficción fuera a parar a un hospital, con el rostro desfigurado, en un ejercicio que recuerda al que Coldplay realizó con su The scientist.

Este último, Maps, era el primer sencillo de su quinto álbum grabado en estudio, titulado únicamente V, el número romano de la cifra. El disco ya tiene un segundo sencillo publicado cuyo videoclip puede verse en las distintas televisiones de perfil musical. Se trata de Animals, un trabajo que sigue las directrices de la banda, incluyendo la voz en falsete de su líder. Él protagoniza el vídeo, como suele, y en esta ocasión lo hace junto a la modelo de Victoria´s Secret Behati Prinsloo, su propia esposa. Behati entra en una carnicería, en la que Levine trabaja, y él se queda prendado de ella en el momento. Su hobby como fotógrafo le da pie a seguirla e inmortalizarla a cada segundo. Una discoteca será el punto del nuevo encuentro pero ella no le presta ninguna atención mientras él fantasea con acercamientos varios, incluyendo el apoteósico momento en que sus cuerpos se fusionan a medida que la sangre los va cubriendo, en pleno delirio.

Vídeos destacados del día

No es la primera vez que un vídeo musical llega tan lejos, ya lo hizo en el año 2000 Robbie Williams con su Rock Dj, del álbum Sing when you´re winning, en el que se transformaba en un tipo que para llamar la atención de las chicas que lo rodeaban en la discoteca no solo les hacía un striptease sino que se iba arrancando la piel y los músculos hasta quedarse en su esqueleto. Solo así lograba su objetivo. Fue un vídeo polémico por su excesivo contenido explícito, y además se censuró en el desnudo inicial de Williams hasta que éste comienza a desprenderse de la piel. El resto estaba destinado a los que no les importa el gore, pero aún así hubo canales que a partir de entonces lo dieron por finalizado y lo fundían con el siguiente que tocara en la emisión. A Maroon 5 no le ha pasado lo mismo porque no llega a tanto, pero uno no puede sino recordar aquella hazaña de Robbie y alegrarse de que haya cantantes y grupos tan atrevidos como para rodar piezas de las que no nos olvidaremos fácilmente.