Austria, actual ganadora del festival de la canción europea, es decir, Eurovisión, será la encargada de organizar la nueva edición del certamen, cuya fecha está prevista para mediados del mes de mayo, es decir, que para todos aquellos fans del mismo, la cuenta atrás ha comenzado, y las quinielas de saber quién será el representante de nuestro país han empezado a dispararse.

Si hace unos días nos levantábamos con la posible inclusión de Pablo Alborán en la lista de futuribles cantantes, también nos hemos encontrado con otra pequeña bomba, que es el caso de Edurne. Pero desde hace unas horas, los rumores ante la posible participación de una de las más criticadas, pero a la vez queridas, ha hecho hervir las redes sociales en apenas minutos.

El caso es que Marta Sánchez suena con mucha fuerza desde hace apenas unas horas, entre otros motivos porque ella misma se deja querer, ha anunciado el retraso de la presentación de su nuevo trabajo y encima las redes apoyan en su gran mayoría la participación de esta en el certamen.

Aunque la fase de selección no ha comenzado, todo parece indicar que la dirección que la cadena ha tomado desde hace unos años para el presente está basada en llevar grandes cantantes, con buenos temas, para intentar ganar un festival que ya hace la friolera cifra de 46 años que no gana, y conseguir la victoria reportaría unos grande beneficios a la ciudad que lo organiza.

Alguno de los cantantes más actuales ha dado pistas en las redes sociales de quién puede ser el que acuda en representación de nuestro país, como por ejemplo Diana Navarro, que en su Twitter ha publicado que este año España estará representado por una de las grandes cantantes de nuestro país, y si encima la protagonista de esta noticia no hace más que jugar al despiste, parece clara la decisión que ha tomado la cadena.

Vídeos destacados del día

Aún no se sabe, pero en las próximas fechas se saldrá de dudas, porque los países tienen que empezar a mandar su listado definitivo para proceder a los sorteos y selección de candidatos para las actuaciones finales. El caso está en que España parece decidida a volver a intentar un éxito como el de Massiel y Salomé.