Lindsay Lohan está hospitalizada en Londres debido a la enfermedad que contrajo por la picadura de un mosquito, que le transmitió el virus incurable de Chikungunya, así lo ha informado el portal TMZ. Cualquier persona puede contagiarse de este virus al ser picada por un mosquito que lo transmite y así lo demuestra el caso de la actriz que se ha contagiado en el viaje que realizó a Bora Bora, en la Polinesia Francesa para terminar el año.

La actriz de 28 años había viajado para descansar y relajarse después de un año de mucho trabajo, junto a su mejor amigo Patrick Aufdenkamp. Allí fue picada por el mosquito que la contagió.

En primer momento la actriz no dió mucha importancia al virus, y siguió disfrutando de sus vacaciones, así lo pudimos ver por las fotos que siguió compartiendo por sus perfiles en las redes sociales.

Los síntomas son los normales en este caso en cuanto a este tipo de virus se trata, son vómitos,fiebre,fuertes dolores en el cuerpo y las articulaciones y mucha fatiga, lo que destaca en este caso que todo es en gran medida. La actriz está hospitalizada en King Edward VII, el mejor Hospital que hay en Inglaterra ya que la familia real es atendida en el mismo. Lo que preocupa en el caso de Lindsay es que ya hace un mes que contrajo la enfermedad, y ha descansado desde entonces.

La actriz siguió cumpliendo con su agenda profesional, y de hecho hasta realizó viajes en avión. Por ejemplo viajó a los Ángeles para grabar un comercial de una compañía de seguros, que se emitirá para la Super Bowl. Así fue que la fiebre de Lindsay fue en aumento provocando su hospitalización hace dos días, ya que el dolor de las articulaciones son insoportables para la actriz, según allegados han dicho que no podía caminar del dolor.

Vídeos destacados del día

Lindsay ya lo había publicado en sus redes sociales cuando se contagió, pero no le dio mucha importancia, lo que sí pidió a sus seguidores que utilizaran mucho repelente porque los dolores musculares eran muy fuertes. Según la Organización Mundial de la Salud la enfermedad sólo dura pocos días, pero los dolores del cuerpo pueden durar, semanas, meses y en algunas ocasiones hasta años.