Desde que George Clooney contrajera matrimonio, el título de "soltero de oro" de Hollywood lo ostenta Leonardo DiCaprio. Los años siguen pasando, y el actor, de 40 años, sigue manteniendo la fama de mujeriego que se gana a pulso. A Leonardo le encanta estar rodeado de mujeres, sobre todo modelos, y así lo muestran sus últimas conquistas, todas modelos rubias, altas y guapas.

Tras su ruptura con Toni Garrn, lo hemos podido ver en diversas fiestas, pero la madre de todas ellas ha tenido lugar el día de Año Nuevo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Leonardo decidió pasar el fin de año en el Caribe, más concretamente en la isla privada de St. Barts, en una lujosa villa que se alquila por 28.000 dólares la noche. El actor alquiló la Villa Rock Star unos días antes, junto a otros personajes como Joe Nahmad, famoso marchante de arte, o Maggio Cirpriani, restaurador.

Aunque Leonardo DiCaprio intentó pasar desapercibido y evitar las cámaras, se han filtrado algunas fotografías mientras pasaba la tarde en la playa rodeado de mujeres. En ellas se muestra muy relajado, bebiendo una copa de vino y fumando un cigarrillo electrónico; parece que ha nacido para estar en esa situación. El actor de "El lobo de Wall Street" lucía una tupida barba, seguramente por exigencias del guión; Leonardo interpretará a Hugh Glass, un cazador que sobrevivió a un ataque de un oso y fue abandonado por  sus compañeros en la película "The Revenant", que se estrenará en enero de 2016.

Pero el plato fuerte lo guardaron para la fiesta de fin de año. Ésta comenzó a la 1:30, y acudieron Famosos como Rihanna, Lana del Rey, Bon Jovi, Chris Rock o Salma Hayek entre otros, acompañados de decenas de modelos.

Vídeos destacados del día

Las cámaras estaban totalmente prohibidas, e incluso se rumorea un móvil acabó en la piscina cuando alguien trató de hacer una fotografía. Leonardo no quiere que se filtre ninguna imagen o información, lo que nos hace desatar aún más la imaginación, pensando el tipo de locuras y desfases que se cometen en sus famosas fiestas. Lástima que sólo unos privilegiados puedan vivirlo en primera persona.