El vestido que Cristina Pedroche lució en la noche de fin de año para dar las campanadas en La Sexta, sigue siendo uno de los temas de debate más intensos de la red. En Internet los comentarios aún están de actualidad, incluso Jordi Évole ha bromeado con el hecho de que hasta que la presentadora no le deje su vestido no volverá a la tele con su Salvados. Y es que Cristina no tuvo ningún reparo en mostrarle a la cámara, y a los espectadores, el escaso atuendo que llevaba puesto, separando incluso el tul para ofrecerle a la audiencia hasta el más mínimo detalle de lo que la acompañaba esa noche por debajo del mismo, nada rojo, dejó claro.

El vestido lo firmaba la marca ibicenca Charo Ruiz, y se puede encontrar en su colección Gala 2015. Además, si nos ponemos a repasar los eventos ocurridos poco tiempo antes de este, podemos ver que la modelo Malena Costa ya llevaba ese mismo vestido, denominado Medusa, en los Premios GQ que se entregaron el pasado mes de noviembre, y aunque a Malena le quedaba casi mejor que a Cristina, el revuelo formado por el diseño no fue ni comparable a lo logrado en la noche de las uvas.

Está claro que el momento elegido lo es todo y el 31 de diciembre es un escaparate parecido al de una alfombra roja de un evento televisado a la hora de ser el objeto de todas las miradas, solo que esa alfombra roja es tan exclusiva que por ella solo pasean los elegidos, y lo que lleven puesto será tan comentado como el vestido de una novia.

Sin embargo, a aquellos espectadores que tuvieran alrededor de cuarenta años o más no les pasaría desapercibido el detalle de que Pedroche llevara unas transparencias que recordaban a las tan comentadas, esas sí, de Cher en el año 1988, cuando la actriz se hizo con el Oscar a la mejor protagonista por Hechizo de luna.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Una comedia, cosa rara para la Academia, le daba uno de los premios más importantes de la noche y Cher subía con un vestido que aún hoy es motivo de asombro por lo que supuso: enseñar buena parte de su cuerpo en un lugar tan conservador como era y sigue siendo Hollywood. Cher ha sido siempre muy propensa a vestir de ese modo, por lo que en ella se trataba casi de uno más en su catálogo rutinario, pero dejó al mundo asombrado por el atrevimiento y Cristina Pedroche repitió la hazaña en un día y una hora tan llamativas como su vestido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más