Astrid Klisans se casó con Carlos Baute hace tres años, son una de las parejas más queridas en el mundo artístico, por lo carismáticos que son ambos. Hasta el momento no han tenido ningún hijo en común, y por lo acontecido este año tampoco será. Astrid acaba de sufrir un aborto a las nueve semanas de embarazo.

La arquitecta realizó una entrevista donde explicó lo doloroso que ha sido este acontecimiento tanto para ella como para su esposo, que estaba deseoso de tener un hijo. El suplemento Hola fue quien publicaba la entrevista. Tanto seguidores del cantante venezolano como de la modelo al enterarse del acontecimiento comenzaron a enviarles mensajes de apoyo para sobrellevar esta difícil situación que están viviendo.

Por su parte Astrid agradeció con un mensaje por su cuenta de Instagram, a todos aquellos a han demostrado su apoyo y aprovechó también para darle apoyo a todas aquellas mujeres y parejas que están viviendo por algo similar. Y enviarles desde su perfil dándoles ánimos ya que el 2015 viene cargado de bendiciones, así publicó en su cuenta.

La pareja se casó en secreto en el año 2011, en la casa de la familia de la novia en Letonia, luego de una relación de un año de noviazgo. Esa fue la boda civil, ya que luego de un año, en el 2012 contrajeron matrimonio religioso en Mallorca. El año pasado la modelo anunciaba que querían ampliar la familia y que ya estaban en ello, pero lamentablemente en esta ocasión no ha llegado a buen término.

Carlos Baute comenzó su relación con Astrid Klisans justo después de terminar con su relación con Beatriz Mira después de 10 años.

Vídeos destacados del día

Al mes ya salía con la modelo con quien sigue hasta el momento en una relación más que estable. Astrid no tiene ningún hijo, en cambio el cantante venezolano ya tiene un hijo de 24 años, José Daniel Arellán, que no quiso reconocer hasta hace dos años, cuando Arellán mediante sentencia, obtuvo legalmente la paternidad de Carlos Baute. Lamentablemente el cantante no lleva una buena relación con su hijo ya que a mediados del año pasado Arellán demandó a su padre por abandonarlo y por daños morales, reclamando casi 150 mil euros.