El hijo de Isabel Pantoja, nos deja perplejo con su verbo y su forma de utilizar el castellano. Como no puede ser de otra manera nos ha vuelto a dejar una de sus perlas, y es que cada vez que habla este chico, no es que suba el pan, no, es que se acaba la harina para hacerlo.

Después de reconocer por trigésima vez que se quería casar, el aspirante a DJ reconoció que era ingenuo, por decirlo suavemente, puesto que afirmó que había estado con cada prenda importante. Incluso llegó a reconocer que sus amigos le avisaban, y que él, ante esos avisos pensaba que las apariencias engañaban y actuaba en plan chulesco, como queriendo decirles que si creían que era tonto...

huelga decir que no va a optar a conseguir una licenciatura, digamos que un melón tiene más pepitas, que neuronas tiene este personaje en la cabeza.

Fueron unas palabras suyas, ante la pregunta de Belén Esteban : ¿Cuántas chicas te has ligado haciéndote fotos? Su respuesta fue que le llamaban kiko el melenas el terror de las nenas. ¿Perdona? Si lleva sin tener pelo desde que cantó a dúo con su madre en el concierto más reproducido en la vida de la tonadillera presa.

Reconoció que se no se ha privado, y que ha estado con infinidad de chicas, como todo el mundo.

A lo mejor seguirá creyendo que es por su atractivo físico o por su prodigioso cerebro, quizás al mismo nivel que están las cloacas del asfalto.

No obstante reconoció, por vigésima vez, que ahora está enamorado y que está mejor que en toda su vida. Dice que en su corazón no ronda la infidelidad ni por asomo. Puede ser que de momento no, aunque tiempo al tiempo, porque este eterno proyecto de hombre para lo que más arte tiene, o para casi lo único, es para estar con chicas.

Toda la conversación se desarrolló en el dormitorio, tumbado, el mejor lugar para él, donde reflexiona, duerme, ronca y suelta sus parrafadas.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Telecinco Televisión

Lo cierto y verdad es que no se comería un colín si no fuera por el apellido que lleva se podría ir de la mano con Barragán y recoger unos cuantos cartones para poder dormir calentito.

Kiko no deja de darnos titulares y parece que el resto de compañeros parecen escucharle con gran atención, quizás recabando información para cuando salgan de la casa poder hacer más de un plató para sacarle al programa algo más de plata .

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más