Kiko Rivera fue el último concursante en entrar a GH VIP, y una de sus metas era hacerle la vida imposible a Laura Cuevas, la hija del ex capataz de Cantora. Según el hijo de Isabel Pantoja, Laura estaba hablando muy mal de la familia Pantoja, y él eso no lo iba a permitir. Eso pareció los primeros minutos en la casa, cuando Kiko le pidió a Laura un vaso de agua, ya que él era señor y ella criada, a lo que el hijo de la Pantoja agregó, "como en los viejos tiempos".

Laura se ofendió, lloró y se desahoga en el confesionario, ahora han pasado un par de días, y anoche pudimos ver una selfie de ambos concursantes. Donde se los ve como grandes amigos, Kiko abraza a quien según él la ha definido como su enemiga.Por su parte Laura hace morritos y acerca su cara a la de Kiko además de cogerle la mano.

Más de uno dentro de la casa han dicho que Laura parece enamorada de Kiko, a lo que la concursante lo desmintió categóricamente. Según sus compañeros Laura mira a Kiko como un ídolo, con admiración. Los concursantes y en concreto Víctor le ha dicho a Laura que lo mira como si aún ella fuera quien tiene que servir al "señor". A lo que la concursante respondió que no es así,

La convivencia entre ambos es cada vez mejor, de hecho, se han inventado un juego de mesa. Parece que Kiko ha olvidado todos los comentarios terribles que la ex sirvienta ha hecho con respecto a su familia.

Aunque ya habíamos escuchados varios comentarios maliciosos de Kiko hacia Laura, asegurando que era una "cateta", y que sólo había aprendido a hablar bien para poder entrar a la casa de Guadalix. Después de esos comentarios, parecía que la guerra era inminente, más aún si consideramos que Víctor se encargó de contarle todos estos detalles a Laura. Quien no se lo podía creer, y quien aseguró que cambiaría su forma de ser, lo que hasta el momento no ha logrado.

Vídeos destacados del día

Por lo pronto vemos a los dos jóvenes recordando viejos tiempos, y jugando juntos, además de posar frente a la cámara para un selfie. No hubo discusiones, ni disputas al menos entre ellos dentro de la casa. Lo que no podemos decir lo mismo de la polémica que provocó en Sálvame, donde más de un colaborador tachó a Kiko Rivera de falso por comportarse así.