La casa de Guadalix se ha vuelto a dividir, en esta ocasión los habitantes están entre el cielo y el infierno. El infierno hará tareas improductivas. Mientras que en el cielo sucederán milagros. Lo mejor ha sido que una de las concursantes ha sido la encargada de decidir quien formaba parte del cielo y quien del infierno. El Súper eligió a Ylenia como Oráculo y es la encargada de tomar las decisiones, desde que ella misma dividió a los habitantes de GH VIP.

Por lo tanto, Ylenia se puso en el cielo junto a su "novio" Fede, y decidió que la acompañaran Belén, Aguasantas, Israel y Víctor. Por lo cual, envió al infierno a su amiga Ares, que, por el momento, se ha convertido más en su enemiga que amiga, a Kiko, a Coman y a Laura.

Anuncios

En el infierno se encargarán de tareas que no darán mucho de sí, y en el cielo cogerán una manzana que producirá milagros.

En el caso del cielo, Víctor ha sido el encargado de leer las misiones que tienen los concursantes, en el infierno fue Kiko quien informó a sus compañeros. Así Kiko les ha explicado que deberán dar vueltas alrededor de una escalera infinita y como esa deben realizar otras tareas totalmente improductivas. Por su parte, en el cielo sucederán milagros, y harán una convivencia casi como hasta ahora.

De todas maneras, todos los concursantes sufrirán tentaciones y tendrán que pasar por el Oráculo para que él decida.

Las pruebas del infierno se basan en la escalera sin final, y en tareas como contar arroz, o lentejas o realizar un castillo de cartas, y seguir así hasta que den la señal de que se ha terminado. Podrán salir de vez en cuando a los espacios comunes, para comer pero siempre por indicación del Súper, y con los grilletes puestos, que indican así que son los condenados.

Mientras el infierno trabajará de forma incansable desde que se despierten hasta que termine la tarde, en el cielo será todo muy bonito, y los "angelitos" tendrá derecho al árbol del conocimiento, que les ofrecerá milagros, pero del cual no deben abusar, ya que cada acción tendrá una consecuencia para el concursante.

Anuncios

El cielo les permitirá coger una manzana, con la cual irán al confesionario y ahí sucederá un milagro, que no podrán contar a los otros habitantes de la casa.

La convivencia de los "angelitos" será normal, lo único que tendrán que hacer es asistir a una sala cuando el Oráculo, representado por Ylenia, los llame para confesarse. El Oráculo exige que se abra el corazón, ya que de no ser así, el Oráculo decide su destino, con lo cual pueden pasar del infierno al cielo o viceversa. La tentación se les presentará cada día, pero el concursante decidirá si la toma o no, ya que tendrá una consecuencia en la vida cotidiana, y nada indica que todo sea a favor de los habitantes de la casa de GH VIP.