Justo un día después del ataque terrorista a la revista satírica Charlie Hebdo, en la que todo el mundo clamó por la libertad de prensa y de expresión, incluido el gobierno español, un humorista de La Tuerka, Facu Díaz, ha sido imputado por la Audiencia Nacional por realizar un sketch titulado El PP se disuelve que fue emitido el pasado mes de octubre.

Anuncios
Anuncios

Fue Dignidad y Justicia el denunciante, pues en su opinión, es una "ofensa para las víctimas de ETA", aunque en la grabación no se haga referencia a ellas en ningún momento.

En el vídeo, aparece este habitual de La Tuerka, parodiando al Partido Popular, encapuchado, a modo de terrorista, con la cara tapada y el logotipo del PP de fondo. Aunque es evidente que en el sketch se relaciona al Partido Popular con un grupo terrorista -ETA, para ser más exactos-, no es más que una parodia un tanto ácida y no parece tener como objetivo ofender a ninguna víctima del terrorismo.

Libertad de prensa y expresión, clamor mundial
Libertad de prensa y expresión, clamor mundial

En el vídeo, Facu Díaz habla sobre la corrupción, bromeando que "aún quedan muchos mercados por explorar" y que por eso el partido ha decidido "dejar las armas" y retirarse a otros paraísos fiscales, pues en España ya no queda nada que saquear.

Presenta el retiro del partido como una negociación, en la que el PP pide ciertas condiciones, véase: el acercamiento de los presos populares a Andorra; la entrega de las cuentas en Suiza, íntegras: un proceso auditado, a ser posible, por la dirección de Tele Madrid; o un alto el fuego por parte de los radicales de izquierdas; la puesta en libertad de su ex tesorero, Luis Bárcenas, así como la apertura de una clínica abortista para "mujeres de derechas"; en fin, varios chistes por el estilo.

Anuncios

Concluye con que, a partir de ese momento, cualquier comentario "feote" acerca del PP estará considerado como un reabrir de las viejas heridas, algo del pasado, haciendo también un guiño al tema de la memoria histórica. Personalmente me hace bastante gracia, pero parece que el sentido del humor, en este país, también está politizado.

Facu Díaz denuncia que la vinculación del programa "La Tuerka" con Pablo Iglesias y Podemos (un partido al que ha asegurado no pertenecer) ha sido determinante para que se dé esta imputación y asegura que, además, "no es la primera vez que se realizan parodias de este tipo en otras cadenas televisivas".

Pero, si la censura a los medios de comunicación era algo que solo ocurría en Venezuela, ¿o no? No podíamos esperar menos hipocresía, de aquellos que aprobaron la Ley Mordaza asegurando que nos hacía más libres, mientras que ayer clamaban contra la barbarie del ataque terrorista y decían ser defensores de la libertad de expresión.

Esperaremos a ver qué pasa con el pobre Facu Díaz, que pensaba que vivía en un país libre, uno que cada vez, se parece más a la "España Bananera" con la que se nos pretende asustar.

Anuncios

Desde Podemos han mostrado su apoyo al humorista y abogan por sus derechos y por la libertad de expresión que se encuentra, al parecer, medida por un doble rasero.

Haz clic para leer más