Seguramente que no hay español más a disgusto con los motivos de su fama que Jesús Atahonero, famoso por ser un cornudo, por las infidelidades de su todavía mujer, Olvido Hormigos. Que tampoco la mujer está para nada orgullosa con los motivos que la hicieron famosa: un vídeo de ella que había compartido con un "amigo" y que había sido difundido por Internet sin su consentimiento y contra su voluntad.

En el momento de la difusión del vídeo Olvido era concejala del PSOE en su pueblo, Los Yébenes, una pequeña localidad de 6.000 habitantes, en la provincia de Toledo. La concejala Hormigos se convirtió en público motivo de burla y escarnio en toda España, es de imaginar lo que se pensaría y hablaría de ella en su pueblo y las explicaciones que tendría que dar a su familia, no sólo a su marido, también a dos hijos adolescentes o casi.

Hay que ponerse también en la piel del señor Atahonero, otra persona normal y corriente, carpintero en su pueblo, marido y padre que, de pronto, se convirtió en el "hazmereir" de esta España de educación machista y sociológicamente cruel, sobre todo en los ámbitos rurales. Jesús y Olvido llevan más de 20 años casados, desde muy jóvenes.

La difusión del vídeo y consiguiente descubrimiento de la infidelidad de ella no rompió su matrimonio. Jesús perdonó y ella incluso volvió a quedar embarazada. Pero su vida sí que cambió, sobre todo, la de ella que, una vez convertida contra su voluntad en personaje mediático, decidió que "de perdidos al río" y que ya que, de todas formas, ya era públicamente conocida, lo sería intentado mejorar su imagen o, por lo menos, cobrar por ello, trabajando en los más variopintos programas televisivos.

Vídeos destacados del día

La nueva vida de Olvido la llevó a nuevas infidelidades, también públicas y publicadas. La verdad es que con cuarenta y pocos años, Olvido Hormigos está en su esplendor físico como mujer y de muy buen ver. Casados y casadas infieles los hay y ha habido siempre, forma parte de la condición humana y Olvido no es ninguna rareza. Cualquier puritano machista que pretenda condenarla que se pasee, sin ir más lejos, por las múltiples páginas de "contactos" que hay en Internet y verá miles de casadas buscando relaciones extramatrimoniales.

El caso es que el amor entre Olvido y Jesús acabó por romperse. Sin embargo, no han roto la familia ni la convivencia, algo, ésto sí, extraordinario, sobre todo por parte de Jesús, que en este machista mundo de maltratadores y proxenetas está demostrando una hombría admirable.

El viernes el señor Jesús Atahonero acudió a Tele 5 al programa "Sálvame", el día después de que Olvido fuese expulsada del programa "Gran Hermano VIP", de la misma cadena. Hormigos había sido en GHVIP carne de cañón de los peores insultos y vejaciones por parte de una panda de personajes cuyo principal mérito para estar allí no es otro que exhibir y vender públicamente sus intimidades y miserias.

A la cabeza y como dictadora una absolutamente impresentable Belén Esteban.

Pues bien, en el mismo "Sálvame" del que es colaboradora habitual la Esteban y ante sus compañeros cotidianos, Jesús Atahonero dictó una lección magistral de hombría y sensatez. Jesús había recogido con su hijo, la noche anterior, a su todavía mujer. Jesús se mostró como un hombre lógicamente dolido por muchas cosas, pero en todo momento cabal. Sólo una frase de la que dijo "no se puede obligar a nadie a que te quiera" debería grabarse en la frente de muchos. Un ejemplo de amor verdadero y de hombría sensata.