Se pudo haber vivido uno de los finales más trágicos en la película "La vida de Pi", y es que Richard Parker, el tigre que coprotagonizó el largometraje, estuvo a punto de morir ahogado durante el rodaje. Por si fuera poco, la American Humane Asociation (AHA), una organización no gubernamental que se dedica a cuidar y controlar el trato recibido por los Animales empleados en este mundo, tuvo la poca vergüenza, en el momento en que estaban ocurriendo los trágicos acontecimientos, de solo preocuparse de que dicha noticia no llegara a oídos de nadie. No obstante, para colmo, la película recibió la prestigiosa etiqueta de que ningún animal había resultado herido durante el rodaje.

Otro dato estremecedor lo encontramos en la película "El Hobbit". Más de 27 animales que participaron en la grabación murieron agotados, por deshidratación o incluso por agotamiento. Incluso John Smythe, el entrenador de los animales, que conocía el lugar donde se encontraban enterrados los animales, decidió denunciar estos hechos, si bien la AHA le dijo que no merecía la pena abrir una investigación por los hechos acontecidos dado que no les compensaba emplear ni tiempo ni esfuerzo. Cabe decir que la película también obtuvo dicho sello.

"Babe, el cerdito valiente", tampoco se libra, y es que para rodar el largometraje se sacrificaron cerca de 50 cerditos, ya que los engordaban tan rápidamente que finalmente no podían seguir cumpliendo las expectativas del guion.

Vídeos destacados del día

Por su parte, para que el delfín Flipper pudiera trabajar bajo el ritmo que exige el rodaje de una película de tales dimensiones, le hicieron pasar hambre; de esta manera, un día el simpático delfín decidió dejar de comer y terminó muriendo.

Y así continuaríamos infinitamente con esta enumeración. Por ejemplo, en la primera temporada de la serie "Luck", Real Awesome Yet, el caballo protagonista, tuvo que ser sacrificado como consecuencia de los grandes golpes que sufrió en la cabeza durante el rodaje. Incluso Disney se suma a esta enumeración: me refiero a la película "Bajo cero", donde un husky resultó gravemente herido como consecuencia de unos puñetazos que recibió en el diafragma. Y, para colmo, en "Piratas del Caribe", grandes cantidades de peces y animales marinos fallecieron como consecuencia de los efectos especiales.

Una situación del todo inaceptable, vergonzosa y, sin duda, totalmente preocupante, y es que la organización que se dedica a cuidar del bienestar de los animales destinados al mundo del espectáculo solo parece importarle obtener la mayor cantidad de ingresos posibles a costa de la vida de cualquier ser vivo. Si quieres aportar tu granito de arena y apoyar este artículo, hazte eco, deja tus comentarios y compártelo para que todo el mundo sea consciente de la situación.