Dicen por un lado, que la Televisión es una muestra de la realidad social de un país. Por otro lado, están quienes afirman que el poder de dicho medio es tal que acaba influenciando a la ciudadanía y por tanto modela el carácter y la personalidad de un pueblo.

Anuncios
Anuncios

Sea como fuere, lo que es obvio es que hay ciertos mínimos que las cadenas han de cumplir y respetar y, aunque normalmente esto no ocurre, en este caso Mediaset ha sido tajante y estricto con el comportamiento de dos concursantes de GHVip, emitido en Telecinco. Los chunguitos, hermanos conocidos por su faceta musical, entraron a formar parte hace una semana de uno de los realities más famosos de la televisión en España. Y es que son varios los comentarios, más que desafortunados, insultantes, que han realizado Juan y José Salazar.

Los concursantes de GHvip
Los concursantes de GHvip

Los hermanos se atrevieron a llamar "gorila", "mono" y "King Kong" a un compañero del concurso por ser negro, siendo este un comentario racista más que fuera de lugar. Por otro lado, reconocieron también a un perro ya que ladraba demasiado, haciendo gala de una escasa sensibilidad y reconociendo pues algo que es reconocido como delito, el abandono de un animal. Y la gota que colmó el vaso fueron los comentarios homófobos que lanzaron en una mesa en la que compartían conversación con un gay.

Anuncios

Los chungitos afirmaron que preferirían tener a un hijo deforme que a uno "maricón", añadiendo que a nadie le gustaría tener un hijo gay o lesbiana, y que eso implicaría un insulto muy grande para lo que ellos denominaron "su raza gitana". Ante esto, y a pesar de que ciertos compañeros de concurso rebatieron sus comentarios, los hermanos siguieron la conversación como si nada hubiera pasado.

Ayer, durante el concurso, fueron expulsados en directo y dijeron, como era de esperar, que ellos no tenían ningún problema con el colectivo homosexual y que querían mucho a sus amigos homosexuales.

Sin embargo, se sigue esperando por tanto a qué se debió tan ruin comentario. Y es que en televisión, como en la vida, no todo vale. Así que, sin que sirva de precedente, el grupo Mediaset estuvo a la altura y supo cortar a tiempo lo que, al fin y al cabo, no es más que una muestra de ignorancia e indecencia.

Haz clic para leer más