Ya no hará falta cantar aquello de “Pedile a San Antonio que te busque un novio”, las nuevas tecnologías de Internet permiten crearse un novio o novia virtual a la medida de los gustos y las exigencias de los usuarios.

Se trata de una nueva plataforma,” Invisible Boyfriend” (El novio invisible) que está haciendo furor en los Estados Unidos. Por medio de esta nueva aplicación los usuarios pueden inventarse una pareja virtual y mantener con ella una comunicación telefónica, hacer y recibir llamadas y también intercambiar correos electrónicos.

Una vez desarrollado su perfil, y tan solo a cambio de 25 dólares mensuales, los usuarios que padezcan soledad o encuentren problemas a la hora de conseguir y sostenerse en una relación personal, pueden armarse un compañero sentimental a su manera, es decir, confeccionado a su justa medida.

La plataforma ofrece una serie infinita de perfiles y fotos de personas de ambos sexos los cuales se van combinado, agregando esto y quitando aquello, supongo yo, hasta obtener el o la compañera perfecta.

¿Para qué sirve todo esta grotesca impostura, se preguntarán ustedes? Pues parece que en las grandes ciudades americanas no está bien visto vivir sin pareja, no necesariamente estable, sino más bien lo que está mal visto por la sociedad americana es “estar solo”. Es decir que no es un buen estado, ni representa ningún símbolo de status, sobre todo a la hora de buscar trabajo, hacer negocios, o al menos parecer una persona confiable en el momento de entablar algún tipo de relación humana.

Para esto han creado “Invisible Boyfriend”, para aparentar que no estamos solos. ¿Qué hace la máquina? El Novio Invisible puede llamarte a la hora en que el usuario necesite aparentar que está en pareja; puede enviarte un correo electrónico, y, próximamente, dicen los responsables de la plataforma que podrá enviarte flores e invitaciones para el cine o el teatro, aunque a la hora de la verdad nadie acudirá a la cita.

Vídeos destacados del día

Puede decirse que se trata de otra “locura americana”, sin embargo las voces que responden o generan las llamadas de los abonados a esta plataforma, fingiéndose novios o novias, son personas reales de carne y hueso. Lo más increíble de toda esta historia es que “Invisible Boyfriend” tiene contratadas a unas 200.000 personas para realizar este trabajo. Cada uno de estos telefonistas recibe llamadas o mensajes aleatorios desconociendo la verdadera identidad del usuario y responden de acuerdo a un protocolo diseñado por la compañía. Por ejemplo el usuario llama y pregunta: “No sé si hoy me pondré el bañador azul o el rojo” (supongamos que se trata de uno que vive en California). El empleado de “Invisible Boyfriend” responde: “Pues ponte el azul cariño”. Y así…

El efecto no es otro que fingir que se tiene una vida normal y una relación sentimental o compañía ante los demás. Seguramente aquellos que asisten a semejante locura estarán más solos que el usuario del Novio Invisible, pero así están las cosas en el gran país del norte.