El programa de información satírica de La Sexta sigue siendo fino en su sátira de la actualidad política. Esta vez, recordando que hay elecciones anticipadas en Andalucía en Marzo, han recordado que Juan Manuel Moreno Bonilla, el candidato del PP, es poco conocido entre sus propios paisanos, muy al contrario de su antecesor Javier Arenas o cualquiera de los Presidentes andaluces del PSOE, partido que siempre ha estado en el poder en la tierra del flamenco.

Primero han mostrado un encuentro entre Mariano Rajoy y el propio Moreno Bonilla, que pretendían escenificar el típico apretón de manos entre dos políticos, fueran de partidos distintos o del mismo.

Cuando Rajoy le iba a estrechar la mano a la de él, Bonilla no se dio cuenta al principio y tuvo que ser el Presidente del Gobierno central quien agarrara el brazo del otro para acercar su mano a la suya, algo que El Gran Wyoming encontró que era como cuando José Luis Moreno mueve los brazos de sus muñecos, y Bonilla podría ser Monchito.

Pero lo más surrealista llegó cuando Gonzo, el intrépido periodista del programa, se fue a Córdoba a hacer un experimento televisivo: hizo una encuesta con gente de la calle diciendo que iba acompañado de Moreno Bonilla, cuando en realidad era Juan Ochoa, periodista de El Intermedio, a ver si la gente conocía de verdad al político.

Habló con varias personas, de distintas edades, y todos creyeron que él era el auténtico Moreno Bonilla, al que juraron que no conocían ni su cara.

Vídeos destacados del día

Ni siquiera sospecharon cuando empezaba a hacer promesas raras, como fundar una Real Academia de la Lengua Andaluza, la RALA (sic), o prometer que el segundo canal de Canal Sur, la Televisión autonómica andaluza, dejara de ser un "repetidor" para convertirse en algo más, en un canal internacional. Incluso dijo que el popular presentador Juan Imedio se llamaría "Juan House"…

Hasta que al final, Gonzo les dijo que aquel señor no era el político, sino Juan Ochoa, periodista de El Intermedio. Todos se lo tomaron con sentido del humor, la verdad. Algo que de manera muy sutil deja en mal lugar al auténtico Juan Manuel Moreno Bonilla, que dos meses antes de las Elecciones comprobará así, de la manera más simple, que es un casi desconocido entre sus electores, al que parece que votarán los militantes o simpatizantes del PP sin importar quien sea, sólo por las siglas.

Como siempre pasa al final de cada reportaje de Gonzo, éste le hace a Wyoming una "pregunta incómoda", y todos esperamos la brillante respuesta del presentador, aunque muchas veces sea una que le escriben los guionistas y otras que cuela él mismo, pero sabe intercalarla con una naturalidad asombrosa.

Gonzo le trajo a Juan Ochoa, y Wyoming repitió el apretón de manos de Rajoy con Bonilla, movimiento de brazo a lo José Luis Moreno incluido. Ochoa le preguntó, sustituyendo esta vez a Gonzo: "Wyoming, ¿alguna vez te han confundido con otra persona?" A lo que él contestó: "Huy, sí, muchas veces. Todo el mundo me pregunta si soy el líder de la oposición".

Esto recordaría el chiste de "El Jueves" sobre Antonio Miguel Carmona, posible candidato del PSOE a alcalde de Madrid y habitual tertuliano en "La Sexta Noche". Aparece en un cartel electoral al lado de Pablo Iglesias. El cartel dice: "¡Vota Carmona, el que sale por la tele!", y él, señalado con una flecha. Uno le pregunta a Carmona: "¿Por qué te sacan al lado de Pablo Iglesias?" Él contesta: "Para que la gente sepa quién soy".