El actor Ashton Kutcher muy pronto deberá prestar declaración en el juicio donde se presentarán las pruebas contra Michael Thomas Gargiulo, asesino de Ashley Ellerinen el 2001. A pesar de haberse probado que en el momento del crimen Ashton había terminado su romance con Ashley, los hechos indican que el día del asesinato estuvo asomado a la ventana de la chica.

Según sus declaraciones a las autoridades policiales, el motivo de la visita fue de reconciliación.

Unas horas antes la joven lo había llamado para proponerle una cita y él no se mostró interesado. "Ashley se disgustó mucho y esa no era mi intención, por eso decidí ir hasta su casa; miré, pero ella no estaba y nada me resultó extraño. Vi una mancha en el piso, sin embargo en aquel momento solo me pareció vino tinto" dijo Ashton.

Unos días después supo que lo que a él le resultó totalmente inocente era parte de la sangre de la escena del crimen.

Su reconciliación era en aquel instante, ya era imposible, pues Ashley había sido apuñalada 47 veces mientras tomaba un baño en su domicilio en Los Ángeles. El actor está muy interesado en que sus seguidores conozcan los detalles y está dispuesto a responder cualquier interrogante para aclarar su relación con los hechos.

"Han sido años de incertidumbre. Ashley fue asesinada en el 2001 y después de siete largos años la policía atrapó al asesino" apuntó Ashton.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Michael Thomas Gargiulo fue descubierto gracias a las muestras de ADN que dejó en la escena del crimen. El perfil del asesino, elaborado durante la investigación, lo describe como una persona con un severo trastorno psicosexual y destaca que ésta no ha sido su única víctima.

Las pruebas que aportó la muestra de ADN se corroboraron al compararlas con las del lugar donde apareció asesinada otra joven.

Gargiulo, según los informes policiales, se dedicaba a matar sistemáticamente a mujeres jóvenes y atractivas, por el simple hecho de obtener placer sexual. Su deseo patológico se complacía al manipular, apuñalar y acabar con la vida de sus víctimas.

Ashton no sale del asombro al recordar la vitalidad de la joven con la que había mantenido un romance y le duele que no haya tenido tiempo de haber terminado en buena lid.

Ha pasado más de una década y desempolvar los hechos le parece que es como volver a vivirlos: "Ya había seguido mi camino, han venido a mi vida muchos amores…; pero en el pasado nada se puede dejar pendiente. Estaré haciendo mis declaraciones en el juicio y pensaré en cómo hubiera sido la vida de Ashley".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más