Eran las doce menos cuarto del día 31 de diciembre. Toda la familia se encontraba revolucionada en medio de esos nervios previos al comienzo de las campanadas. Las uvas preparadas, peladas y sin pepitas para algunos. Los más intrépidos pretendían tomárselas a palo seco, pues si no la tradición no funcionaba, decían.

Anuncios
Anuncios

Mientras todos discutían sobre la efectividad de las supersticiones de comerse o no las uvas -y sobre la ropa interior roja, por qué no decirlo- Canal Sur retransmitía en directo, desde la Plaza de la Catedral, en la provincia andaluza de Almería. Los presentadores daban consejos, como cada año, sobre la forma correcta de interpretar las campanadas, los famosos cuartos previos y de más informaciones obvias.

Alguien escuchó una campanada de fondo, e inmediatamente después comenzó la publicidad.

Canal Sur dejó a los andaluces sin campanadas
Canal Sur dejó a los andaluces sin campanadas

Algunos comenzaron a gritar que ya había empezado a sonar el reloj, otros sostenían en la mano una uva con expresión indecisa. Otros afirmaban que no podía ser, que no habían empezado y que sólo se trataba de los cuartos, con los que siempre alguien, en toda familia que se precie, engulle alguna uva por error.

Realmente fueron doce segundos algo confusos. Para cuando volvió la retransmisión, las "botellitas" de refresco que marcaban el ritmo de la ingesta de uvas ya se encontraban alrededor del número tres.

Anuncios

Pero no contentos con esto, la cadena Canal Sur Andalucía, volvió a dar paso a la publicidad.

Para ese momento, ya nadie decía nada, unos se comían las uvas de dos en dos, y otros no podían dar crédito a lo que veían y mantenían aún sus uvas intactas. Cuando retornó la emisión, las "botellitas" marcaban el número diez y tres segundos después, los presentadores, monísimos ellos y manteniendo el tipo como nadie, gritaron ¡Feliz año nuevo 2015! ante la perplejidad de toda Andalucía.

Alguien de la familia gritó ¡qué vergüenza!, y entonces volvió la actividad. Resultaba gracioso para algunos y decepcionante para otros, que una Televisión pública y de alcance como lo es Canal Sur Andalucía, no fuera capaz de mantener la profesionalidad ni durante unos míseros, pero importantes, doce segundos. La cadena andaluza no pudo dejar de hacer lo que más les gusta, ni durante las campanadas de fin de año: promocionar Andalucía y en concreto la localidad de Jerez.

Anuncios

No se sabe la suma que la cadena habrá ingresado por dicho anuncio en los segundos de máxima audiencia del año, pero desde luego, lo vale.

La metedura de pata ya se ha hecho oír en los medios, y seguramente, el año que viene a muchas familias andaluzas no se les ocurrirá volver a sintonizar Canal Sur para tomarse las uvas, por muy simpático que le resulte a todo el mundo su presentador estrella Juan y Medio.

Haz clic para leer más