En la casa de Gran Hermano VIP ya hay movimiento, los criados llevan levantados casi una hora y de los señores ya hemos podido ver a Víctor Sandoval yendo al baño. Al levantarse, los habitantes parecían los zombies de The Walking Dead y no solo porque estuvieran sin maquillaje. La fiesta de ayer y tener que levantarse hoy relativamente temprano ha hecho mella en ellos.

Primera cena juntos en Gran Hermano VIP 3

Anoche fueron abolidos los roles de señores y criados, por lo que la cena la hicieron todos juntos. También fue la primera vez que los concursantes de GHVIP cenaban todos juntos, algo que hasta ahora no había sido posible debido a las exigencias de la primera prueba.

Sin duda, el Súper tomó nota de las palabras de Ares y de su posterior enfado con los señores.

Los concursantes de Gran Hermano VIP pudieron conocerse mejor

Después de la cena, vinieron las copas y estas dieron bastante de sí. A este respecto, merece la pena destacar todo lo que Laura Cuevas tenía que contar acerca de la familia Pantoja. De hecho, los concursantes estuvieron divididos en dos grupos, uno de fiesteros y otro de charla. El primero estaba formado por Los Chunguitos, Israel, Fede, Aguasantas, Sandro Rey y Coman; el segundo estaba formado por Víctor Sandoval, Belén Esteban, Ares Teixidó, Laura Cuevas, Ylenia, Olvido Hormigos.

Mientras que los primeros cantaban, el segundo grupo bebía y en torno a la mesa interrogaban a Laura Cuevas, quien destacó, sobre todo, que sus padres habían sido explotados durante toda la vida por Isabel Pantoja, quien, además, se había comportado con ellos de forma deleznable.

Vídeos destacados del día

No hemos de olvidar a este respecto que el hijo de la cantante, Kiko Rivera, entrará en la casa este jueves. ¿Habrá visto Kiko Rivera lo que dijo anoche Laura Cuevas? ¿Enrarecerá esto su relación en la casa?

La borrachera de Israel y el sermón de Ares

Israel, el torero extremeño de Gran Hermano VIP, se dejó llevar por el momento y no paró de beber. Su estado de embriaguez iba en aumento, mientras que Ares, cansada ya de la fiesta y sin ganas de echar ningún trago más, le decía que parara de beber, que ya era aburrido. El torero, como no podía ser de otra manera, siguió bebiendo sin parar, hasta que pilló una cogorza tal que sus compañeros tuvieron que acompañarle a la cama. Vomitó, pero eso no lo pudimos ver.