Un día más, y ya van todos, la protagonista de las aventuras dentro de la casa de Gran Hermano VIP vuelve a ser Belén Esteban. Como nos tiene acostumbrados, nuevamente muestra su “templanza” y “saber hacer”., pues se volvió loca, aunque por una vez, fue de alegría. Menos mal que alguien le da ánimos a esta “princesita” que tanto está sufriendo en Guadalix de la Sierra. Y no es para menos, ya que ahora los gritos no salieron de su feroz garganta, sino que fueron de ánimo e incluso amor, y procedían de allende los muros de la casa. Al menos, así lo afirmó son íntimo defensor, Kiko Hernández, en el programa “Sálvame” en las tardes de Telecinco.

Menos mal que por fin alguien ama y se lo comunica abiertamente a doña Belén.

Después de los varapalos recibidos por sus peleas con Olvido Hormigos, esta señora necesita un lago de paz y armonía con el cual volver a las buenas costumbres. Máxime después de su incomprensión por los abucheos el día de la expulsión de la ex concejala. ¿Cómo puede alguien atreverse siquiera a decir una palabra más alta que otra sobre la citada “princesa”? Faltaría más. Hasta ahí podíamos llegar. Estamos obligados a amarla y respetarla por encima de todas las cosas. Su nueva religión, la “Iglesia de la Belenología” así lo estipula. Y ojito con saltarse las normas.

Para mayor euforia y gloria de la nueva “santa”, las voces divinas allende los muros de la casa también han proferido gritos contra Olvido Hormigos, lo que ha llenado de gozo y satisfacción a Belén Esteban, que en pleno éxtasis no ha podido dejar de correr por la casa para contárselo a sus compañeros y eminentes seguidores.

Vídeos destacados del día

La peor parte se la ha llevado el mobiliario, que ha recibido más de un empellón. Incluso las cámaras se han visto afectadas. Y es que no debe ser fácil ver venir hacia ti tal cuerpo serrano (por Guadalix de la Sierra, claro), loco de alegría y regocijo.

Aunque la valiente protagonista de esta historia cree que ha podido ser obra de algún ser querido, como la atrevida Andreita o su amado Miguel, pareja actual de la lozana, en principio todo hace sospechar que los gritos provenían de algún vecino extraviado del pueblo de Guadalix. Al verse cerca de la casa de Gran Hermano, y sabiendo cómo se las gasta esta muchacha, habrá preferido no entrar en riñas innecesarias, no fuese a ser que se escapase algún improperio y saliese escaldado igual que Olvido Hormigos. Si Belén lo pide, le podrían haber echado incluso del país. Mejor no tenerla como enemiga. Todos colegas y aquí paz y después gloria.